Novedoso método descubierto por científicos de la UBA para dirigir los enjambres de abejas a zonas cultivadas específicas

Novedoso método descubierto por científicos de la UBA para dirigir los enjambres de abejas a zonas cultivadas específicas

Un equipo de investigación de la UBA desarrolló un método único en el mundo, basado en fragancias sintéticas, mediante el cual logran influenciar a las abejas para que vayan a un cultivo elegido, y así volverlo más rendidor. Ya cuentan con patentes a nivel nacional, y en otras partes del mundo como Estados Unidos, China, y la Unión Europea, entre otros.

Las abejas son un actor principal y vital para un tercio de la producción agrícola mundial. Esto es porque son las protagonistas de la polinización, que es el proceso por el cual el polen es trasladado de una planta a otra, lo que permite la aparición de nuevos frutos y semillas. 

Un equipo de investigación de la Universidad de Buenos Aires, que viene estudiando el comportamiento y la neurobiología de las abejas desde hace décadas, ha desarrollado fragancias sintéticas que simulan el olor de la flor del cultivo y que, al aplicarlas sobre colonias de abejas, promueven que vayan a plantaciones seleccionadas, aumentando su rendimiento entre un 20 y un 90 por ciento. 

Este desarrollo es parte de lo que se conoce como biotecnología, un mercado que mueve miles de millones de dólares a nivel mundial. Argentina tiene todo lo necesario para jugar un rol fundamental en el desarrollo de estas tecnologías que usan sistemas biológicos, organismos vivos o partes de ellos, para crear productos como vacunas, medicamentos, o potenciadores de cultivos y alimentos.

“Trabajo con las abejas domésticas, más conocidas como abejas de la miel, desde 1989. Nos interesa principalmente conocer cómo una abeja puede recibir información de otra, en relación a una fuente de alimento”, contó Walter Farina, profesor del Departamento de Biodiversidad y Biología Experimental de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, e investigador UBA-CONICET.

“Las abejas se orientan por olores florales, los cuales van aprendiendo, situación que les permite volver al mismo lugar donde había recursos interesantes”, comentó el investigador. “Con eso en mente nos preguntamos, ¿será posible entrenar a grupos de individuos para que vayan más rápido a una floración, a un cultivo?”.

La respuesta corta es sí. El equipo dirigido por Farina, del Laboratorio de Insectos Sociales en el Instituto de Fisiología, Biología Molecular y Neurociencias, o IFIBYNE de la UBA/CONICET, viene trabajando con abejas y su relación con los cultivos desde hace 15 años. 

Durante este tiempo han logrado seis patentes para fragancias que pueden potenciar cultivos de girasol, peras, manzanas, almendros, arándanos y kiwi. Actualmente están en etapa de investigación y desarrollo en alfalfa, paltas, cerezas y frutillas.

Se han logrado patentes en Argentina, Estados Unidos, China, y en trámite en la Unión Europea, Australia y varios países de América Latina. Actualmente todo ese trabajo de comercialización fue licenciado por la UBA y CONICET a una empresa llamada Beeflow, creada en Argentina, pero que ya cuenta con oficinas en Estados Unidos, Perú y México.

Comprender el mundo para mejorarlo

Las abejas son altamente sociales, así es que cuando interactúan entre sí, no sólo comparten alimentos, también intercambian información, y esta se propaga por la colmena de un modo similar a como ocurre en las redes sociales humanas. Así es que al ser tan importantes para la producción de alimentos, es clave comprender su lugar en la naturaleza, y cómo es su comportamiento. 

Los primeros intentos por dirigirlas hacia ciertos cultivos ocurrieron durante los años anteriores a la Segunda Guerra mundial por diversos grupos de investigación en Alemania y en la ex Unión Soviética, pero sus resultados fueron ambiguos. 

“Nosotros comenzamos estudiando cómo se comportan las abejas en cultivos, como es el caso del girasol, en los cuales son clave para que se produzcan más semillas”, contó Farina. 

“Lo primero que queríamos saber era cómo las fragancias florales de los cultivos se usaban para orientarse. Con ese conocimiento, pasamos a tratar de emular esas fragancias en un perfume sintético”, explicó el investigador. “Una vez logrado eso, hicimos experimentos, para evaluar si las abejas podían ser entrenadas hacia el cultivo que nosotros quisiéramos”.

“Lo que vimos nos sorprendió, realmente”, contó Farina. “Las abejas entrenadas frente a un perfume sintético similar a la fragancia de las flores de cultivo, iban más rápido al seleccionado por nosotros. Desencadenando así lo que esperábamos, un aumento en el rinde del girasol, en ese caso”.

Esos primeros experimentos fueron hace más de 10 años. Pero el equipo de investigación se dio cuenta de que estaban frente a un desarrollo único en el mundo, que tenía un potencial económico importante. Por eso, antes de publicar los resultados de sus estudios, decidieron protegerlo intelectualmente con una patente. 

En años siguientes, y hasta la actualidad, siguieron estudiando el comportamiento de las abejas en diferentes cultivos, lo que los llevó a ir desarrollando diferentes formulados sintéticos, para manzanos, peras, arándanos, almendras y kiwis.

En todos esos cultivos pudieron ver que el uso de su método aumentaba la producción de frutos y semillas. Actualmente están trabajando en lograr lo mismo para cultivos de alfalfa, palta, cereza y frutilla.

Fuente: UBA – Universidad de Buenos Aires

genteba