Causa de espionaje pasa a Comodoro Py con pedido de procesamiento a Arribas y Majdalani

Causa de espionaje pasa a Comodoro Py con pedido de procesamiento a Arribas y Majdalani

La causa pasará al Juzgado Federal 5, a cargo de la jueza María Eugenia Capuchetti.

Sólo una improbable intervención de la Corte Suprema de Justicia podrá evitar que el expediente se asiente definitivamente en los Tribunales de Retiro: lo solicitará el abogado de la vicepresidenta Cristina Kirchner, Carlos Beraldi, quien ya le anticipó sus pasos por escrito al juez Auge. Por Ariel Zak

La causa por el supuesto espionaje ilegal desplegado desde la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) llega a los tribunales de Comodoro Py cuando debían resolverse pedidos de procesamiento para sus últimos titulares, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, acusados de ser los jefes de organización dedicada a la producción de inteligencia prohibida.

La decisión adoptada este viernes por la Cámara Federal de Casación Penal se produjo antes de que el juez federal de Lomas de Zamora, Juan Pablo Auge, pudiera resolver la situación procesal de los exseñor 5 y exseñora 8 para quienes los fiscales Cecilia Incardona y Santiago Eyherabide habían reclamado el procesamiento.

Sólo una improbable intervención de la Corte Suprema de Justicia podrá evitar que el expediente se asiente definitivamente en los Tribunales de Retiro: lo solicitará el abogado de la vicepresidenta Cristina Kirchner, Carlos Beraldi, quien ya le anticipó sus pasos por escrito al juez Auge.

Fuentes judiciales sostuvieron, en diálogo con Télam, que el máximo tribunal no suele hacer lugar a esos planteos porque sostiene que los conflictos de competencia deben ser dirimidos por el propio tribunal superior en materia penal, que en este caso es la Casación.

El movimiento anunciado por Beraldi, de todas formas, no logró evitar la veloz reacción del juez de Lomas de Zamora a lo ordenado por Casación.

En la misma tarde del viernes el magistrado envió a la Cámara Federal porteña el expediente digital de la causa de espionaje y anunció que enviará el físico una vez que quede definido el juzgado porteño que intervendrá.

El abogado Beraldi anunció que recurrirá al máximo tribunal porque considera que la decisión adoptada por la Cámara de Casación, con la firma de los jueces Mariano Borinsky y Javier Carbajo, es “un pronunciamiento manifiestamente arbitrario, que genera una situación de gravedad institucional inédita en tiempos democráticos”.

El cambio de jurisdicción

Los jueces de Casación que resolvieron el cambio de jurisdicción de la causa lo hicieron en base a que la sede central de la AFI -desde donde habrían impartido las órdenes del espionaje ilegal- y el domicilio del Instituto Patria -espiado en una de las maniobras que dio origen al segundo expediente pero que tramita en forma conjunta al del espionaje general- están ubicados en suelo porteño.

En disidencia votó la jueza Ángela Ledesma, quien sostuvo que son múltiples los escenarios en los que se realizó el espionaje -Ciudad de Buenos Aires, Lomas de Zamora y Ezeiza, entre otros- y que el cambio de jurisdicción afectaba el principio de economía procesal y generaría eventuales estancamientos en un expediente que hasta el momento avanzó sin pausa a pesar de las dificultades del caso y las impuestas por la pandemia.

La causa pasará al Juzgado Federal 5, a cargo de la jueza María Eugenia Capuchetti, quien después de leerla deberá decidir si le corresponde quedársela a ella (que ya intervino en planteos vinculados al espionaje) o se la envía a alguno de sus colegas de fuero que también podrían reclamársela (Sebastián Ramos, por ejemplo, interviene en la causa por amenazas contra el exfuncionario de Defensa José Luis Vila, episodio vinculado al espionaje ilegal).

Quien finalmente se quede con la causa deberá resolver los pedidos de procesamiento a los ex jefes de la AFI y a otra treintena de imputados, entre los que están al extitular del Servicio Penitenciario Federal, Emiliano Blanco, por el espionaje carcelario y al exjefe de jurídicos de la AFI, Juan Sebastián De Stefano, entre otros.

Gustavo Arribas y Silvia Majdalani acusados de ser los jefes de organización para la producción de inteligencia prohibida.

“Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, en su calidad de máximas autoridades de la Agencia Federal de Inteligencia, fueron los jefes de la organización y los responsables de conformar una estructura dentro de la agencia, dedicada a practicar acciones de inteligencia ilegal sobre las víctimas”, habían escrito los fiscales de Lomas de Zamora en diciembre pasado al solicitar que se los procesamientos.

Si la causa queda radicada ante el juzgado a cargo de la jueza Capuchetti, el fiscal llamado a intervenir sería Carlos Stornelli, quien se encuentra procesado en otra causa de espionaje ilegal en la que también están procesados Arribas y Majdalani, por lo que los abogados de algunos de los imputados y de las querellas de esta causa ya dejaron trascender que lo recusarán.

La decisión de que los expedientes que tramitaban en Lomas de Zamora (por espionaje político ilegal y espionaje sobre el Instituto Patria) pasaran a Comodoro Py era reclamada por Arribas, Majdalani y también por Darío Nieto, secretario privado de Mauricio Macri: sus defensas encuentran allí un terreno más amigable, aunque no lo plantearán jamás en estos términos.

Entre las víctimas del espionaje ilegal que se investiga en estos dos expedientes que tramitan juntos se encuentran la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta y Florencia Macri, hermana del expresidente. Télam

genteba