Yoga Facial en verano: qué puede hacer por nosotras esta técnica en épocas de sol pleno

Yoga Facial en verano: qué puede hacer por nosotras esta técnica en épocas de sol pleno

Carolina Winograd, experta en yoga facial @kaliope.glow
Piel enrojecida o más pálida, más reactiva, con más manchas o brotes, o con nuevas arrugas, e incluso insomnio son sólo algunas afecciones que pueden llegar o intensificarse con la llegada del verano, y que podemos prevenir o mejorar con Yoga Facial.

Para la Medicina Tradicional China, es en esta estación estival asociada al elemento FUEGO donde nuestro sistema de órganos Corazón – Intestino Delgado puede desarmonizarse con mayor facilidad.

Cuando la energía de este sistema está en equilibrio nuestro flujo sanguíneo fluye diáfano nutriendo y oxigenando cada célula, nos sentimos motivadas, sociables, con energía y la piel se ve radiante. Y es justamente en nuestro rostro, donde primeramente podemos advertir algún desequilibrio energético, ya sea por estancamiento, por exceso de energía Yang (calórica y avasalladora) o bien, por deficiencia de energía Yin (pasiva, calma, fría), lo que nos impide en definitiva mantener el cuerpo nutrido e hidratado. 

Si por caso en esta época notamos:

  • Capilares rotos o dilatados
  • Tez más roja/púrpura o más palida
  • Inflamación en los tejidos
  • Edemas
  • Nariz enrojecida
  • Rosácea
  • Eczema
  • Acné
  • Líneas o arrugas principalmente en frente, comisura de labios u ojos
  • Sudoración excesiva o sofocos, sobre todo en la cabeza

Y además, tenemos insomnio, o sueños muy vívidos o pesadillas, hiperactividad mental, presión arterial elevada o muy baja, ansiedad o depresión, es momento de empezar a armonizar la energía de nuestro Corazón – Intestino Delgado activando puntos de digitopuntura con Yoga Facial. 

Pero antes, algo más sobre el Corazón
En la Medicina Tradicional China, el Corazón es el órgano Yin del Elemento Fuego. Los antiguos chinos entendían que el Corazón gobernaba a la sangre y a los vasos sanguíneos, y que alojaba al Shen, aquello que es a la vez espíritu y mente.

Para la antigua medicina oriental, el Corazón se manifiesta en la tez, se abre en la lengua, controla el sudor y se ve afectado por la alegría excesiva, la hiper excitación o el shock.

Si la energía de nuestro Corazón está en equilibrio, nos sentimos alegres, sociables, motivados, con ganas de salir, de divertirnos, de pasar más tiempo al aire libre, e incluso nos sentimos más enamoradizos y con  la líbido en alza!

Sin embargo, cuando la energía está desarmonizada nuestro día a día puede ser una montaña rusa de emociones, arrastrando muchas afecciones y malestares que se manifiestan indefectiblemente en nuestra piel.

Y es aquí donde la práctica de Yoga Facial puede ayudarnos a recuperar armonía, bienestar y, una piel sana y radiante.

Cuando mantenemos nuestros músculos faciales activos y libres de bloqueos (o tensión), cuando con cada postura activamos puntos específicos de digitopresión relacionados con Corazón, Intestino Delgado y Pericardio, estamos mejorando la circulación sanguínea, linfática y energética, y armonizando nuestros órganos internos y mejorando además nuestro estado anímico.

Cuando movilizamos flujos, fluidos, cuando liberamos al cuerpo de toxinas metabólicas y mentales, estamos nutriendo cada tejido, cada célula de nuestro rostro, cuello y cráneo, estamos estimulando de manera natural la producción de colágeno y elastina, equilibrando nuestro sistema nervioso, y nuestro sistema hormonal. Todo ese combo súper poderoso nos ayuda a estimular el proceso de renovación celular, evitar estancamientos y mantener así una piel sana y hermosa.

Por eso, quiero compartirte una rutina simple de Yoga Facial, y algunos tips que me funcionan de maravillas para mantener mi piel libre de impurezas, turgente y fresquita frente a las altas temperaturas.

Mini Rutina
Primera Postura
Con hombros bajos, y pecho abierto, vamos a hacer una “O” larga y estrecha. Con el dedo índice en el mentón presionamos hacia abajo para que esa O sea bien larga. Vamos a guardar los labios, cubriendo los dientes y con la lengua comenzaremos a masajear labio inferior y mentón desde adentro. La lengua recorre la zona, empujando hacia afuera, trasladándese de una comisura a la otra. Hacemos 5 repeticiones, y luego,  llevamos la lengua arriba, y haremos el mismo masaje desde una comisura labial a la otra.

De esta manera podemos liberar tensiones de todo el músculo orbicular del labio y trabajar sobre comisuras, arrugas más profundas, mejorando la circulación sanguínea, oxigenando los tejidos y favoreciendo la producción de colágeno y elastina de forma natural. La presión debe ser constante.

Desarmamos la postura lentamente.

Segunda Postura
1. Con hombros bajos, y rostro relajado, vamos a hacer una “O”larga y estrecha, y vamos a guardar el labio superior, como si quisiéramos cubrir nuestros dientes superiores.

2. Con fuerza, sacamos la lengua hacia afuera y hacia abajo.

3. Manteniendo la postura, vamos a llevar una mano a la frente, cubriendo cejas y con la otra mano vamos a sostener la cabeza para no sobrecargar las cervicales. 

4. Vamos a llevar la mirada levemente hacia arriba y hacia atrás. Contamos 5 y volvemos la mirada al centro. Repetimos 4 veces más. Desarmamos la postura suavemente. 

Tercera Postura
1. Con hombros bajos, colocá los extremos de las palmas de las manos sobre las sienes (músculos temporales).

2. Abrazá la cabeza con los dedos.

3. Los extremos de las palmas tienen que cubrir los extremos de las cejas.

4. Presioná los músculos temporales primero con las palmas de las manos y luego presiona diagonalmente hacia atrás y hacia arriba (esto creará la apariencia de ‘ojos de gato’ y levantará la cara).

5. Ahora cierra los ojos intensamente para crear y sentir la resistencia opuesta, y lleva la mirada hacia arriba. 

6. Tu cuello, hombros y otros músculos faciales deben estar relajados mientras respiras profundamente por la nariz.

Mantené la postura por 30 segundos, desarmala suavemente y repetila 2 veces más. 

Recomendaciones adicionales

  • Sonreí tan pronto te levantes e intentá mantener esa sonrisa (aunque sea interna a lo largo del día). La dicha es la emoción del Verano, y cuando sonreís conscientemente mejorás tu estado de ánimo y además reducís tu nivel de estrés.
  • Mojá tu rostro con agua bien fría tan pronto te levantes y repetilo las veces que necesites durante el día.
  • Mantenete extra hidratada porque durante esta estación perdemos más líquidos. Este es el único momento del año en que la Medicina Tradicional China recomienda beber bebidas frías. Una buena opción es preparar temprano botellas de agua con rodajas de limón y pepino para beberlas durante todo el día.
  • Incorporá alimentos estacionales saludables que sean refrescantes, y evitá alimentos picantes que aumentarán el calor en tu aparato digestivo y en tu piel.
  • Comé con moderación y despacio, disfrutando tu alimento. En Verano podemos indigestarnos fácilmente, y nuestra piel no tardará en reflejarlo.
  • Mantené tu piel hidratada y humectada también por fuera, utilizando productos naturales que no obstruyan tus poros, ni contengan disruptores hormonales. 
  • Descansá. Aprovechá los días más largos para acomodar tu cuerpo al ritmo circadiano. El descanso es crucial para que tu piel se renueve. 

genteba