Hallaron muerto al joven acusado de agredir a un árbitro de fútbol en un torneo amateur

Hallaron muerto al joven acusado de agredir a un árbitro de fútbol en un torneo amateur

Williams Alexander Tapón había golpeado y pateado a Cristian Paniagua cuando su equipo disputaba un torneo en Avellaneda. Su cuerpo fue encontrado con un disparo en las vías del ferrocarril Roca. (Télam)

El joven acusado de agredir a un árbitro en un torneo de fútbol amateur en la localidad bonaerense de Sarandí, partido de Avellaneda, fue hallado anoche muerto de un disparo luego de que se lo imputara por la tentativa de homicidio, y los investigadores apuntan a un suicidio pese a que aún no se halló el arma, informaron hoy fuentes policiales y judiciales.

Se trata de Williams Alexander Tapón (24), quien fue acusado del delito de “homicidio agravado por alevosía en grado de tentativa en el contexto de un espectáculo deportivo” -un delito que prevé de 10 a 15 años de prisión-, en perjuicio del árbitro Cristian Ariel Paniagua (36), quien fue agredido a trompadas y piñas cuando dirigía el último sábado un partido de fútbol de un torneo amateur en el complejo deportivo “Estación 98”, ubicado sobre la avenida Mitre al 3900 en esa localidad del partido de Avellaneda, al sur del conurbano bonaerense.

Según expresaron las fuentes a Télam, el cuerpo de Tapón fue hallado anoche cerca de las 22 con un disparo en la región parietal en terrenos del ferrocarril Roca, sobre las calles General Paz al 1200 y Heredia, de la localidad de Gerli, a pocos metros de su vivienda.

Si bien la fiscal Alejandra Olmos Coronel, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de Avellaneda, dispuso las diligencias de rigor por un presunto suicidio, las fuentes consultadas informaron que, por la oscuridad de la zona, en las primeras horas del hecho no había sido hallada el arma con la que presuntamente se disparó.

“Todavía no podemos determinar nada en concreto, pero supuestamente sería un suicidio. El lugar estaba muy oscuro y se dieron circunstancias particulares que están siendo investigadas”, afirmó a Télam una fuente con acceso a la causa, quien añadió que hasta el momento se desconoce si el joven dejó algún escrito con referencia a la presunta decisión que tomó, aunque sí le envió una serie de mensajes a su esposa.

Un vocero judicial confirmó a Télam que el cuerpo del joven fue movido por vecinos y familiares unos 30 metros hacia la vereda y por ese motivo, la fiscal ordenó esta mañana un rastrillaje de la zona para para ver si logran ubicar el arma presuntamente utilizada por el joven.

Agustina, esposa de Tapón y madre de sus dos hijos, aseguró que fueron familiares y vecinos los que encontraron el cuerpo del joven tirado.

“Prefiero que sufran todo de una a que me vean sufriendo todos los días en la cárcel”, aseguró la mujer que le dijo anoche Tapón en un mensaje de audio de la aplicación WhatsApp, y añadió que desconoce de dónde su esposo sacó el arma de fuego.

En diálogo con el canal Crónica TV, Agustina recordó los últimos minutos junto a su esposo: “Él estaba conmigo y con los nenes, jugando con mis hijos, en un momento me dice que se va, y antes de salir, me queda mirando, me da un beso y me abraza. Me puse a llorar, lo abracé y salió afuera. Me dijo que le haga milanesas y salió”.

Tapón estaba acusado de agredir a golpes y patadas al árbitro Paniagua el último sábado cuando su equipo de fútbol “La Cortada” disputaba un encuentro de un torneo de fútbol amateur contra el rival, “El Rejunte”.

El hecho quedó registrado en una filmación de un teléfono celular que se viralizó en redes sociales y medios de comucación, en donde el árbitro en un primer momento amonestó a un jugador, previo a ser atacado.

Según la denuncia policial del árbitro, realizada por la tarde noche, luego de ser increpado por un compañero de equipo del agresor, Tapón le asestó dos golpes de puño en el rostro, lo que provocó que la víctima cayera al piso, donde fue pateado en la cabeza por el jugador.

“La verdad es que estuve mal, lo admito. Fueron esos cinco minutos en los que no me pude controlar y reaccioné así hacia el referí. La única explicación que puedo dar es que tenía enojo. El árbitro no ayudó; de entrada estaba cobrando todo para ellos”, afirmó el joven en una entrevista con Canal 9, en la que se identificó como Dimitri, nombre que también empleaba en redes sociales.

El joven aseguró que habló con Paniagua y que éste “quería que le pague 300 mil pesos para no hacer la denuncia”, según dijo.

“Le pedí disculpas, de todo corazón, y no me las aceptó. Sé que lo pude haber matado, no fue mi intención, me saqué. La gente no sabe, no soy así. Anoche (por el domingo) no pude ni dormir. Todos me dijeron que lo podría haber matado”, sostuvo.

Siempre según su denuncia ante la policía, Paniagua perdió el conocimiento y fue trasladado al hospital Presidente Perón de Avellaneda, donde fue atendido y luego dado de alta, sin que le brindaran información sobre un diagnóstico preciso de lo que le sucedió.

Finalmente, la UFI 4 de Avellaneda, a cargo de hechos vinculados a violencia en eventos deportivos, intervino de oficio horas antes ya que el hombre no había realizado la denuncia, y caratuló al hecho como “homicidio agravado por alevosía en grado de tentativa en el contexto de un espectáculo deportivo”.

El artículo 44 del Código Penal establece para las tentativas de los delitos que se castigan con prisión perpetua -como la calificación de homicidio agravado por alevosía de este caso-, una pena de 10 a 15 años de cárcel.

genteba