Se inauguró la muestra “Maitena. Las mujeres de mi vida” en el CCK

Se inauguró la muestra “Maitena. Las mujeres de mi vida” en el CCK

Es la primera exposición retrospectiva de la historietista, ícono del humor y la cultura argentina, socióloga de la vida cotidiana y referente ineludible de la historieta latinoamericana.

El miércoles 12 de octubre se inauguró la muestra Maitena. Las mujeres de mi vida en el Centro Cultural Kirchner, con curaduría de Liliana Viola y diseño de montaje de Alejandro Ros.

Estuvieron presentes el ministro de Cultura, Tristán Bauer; el subsecretario de Gestión de Espacios y Proyectos Especiales, Martín Bonavetti, la coordinadora de Planificación y Programación del Centro Cultural, Liliana Piñeiro, amigos y personalidades de la cultura. La artista presentó esta exposición que comprende las cinco salas de exhibiciones ubicadas en el 4° piso del Centro Cultural Kirchner.

Al tomar la palabra Tristán Bauer dijo: “Gracias Maitena, gracias por tu vida, gracias por tu obra. Es verdaderamente un honor para el Ministerio de Cultura de la Nación y para este Centro Cultural que tanto queremos, tenerte aquí y tener acá tantos años de tu trabajo. Y la verdad que tu obra es fundamental. Y es fundamental lo que vos has generado como mujer y como artista. Desde ahí surge el verdadero agradecimiento”.

A su vez, Maitena comentó: “Mujeres alteradas es mi madre. Y les voy a contar una pequeña anécdota que sucedió hace 15, 20 años, después de haber sido la peor, la más burra de la familia. Un día haciendo dibujitos logro fama internacional, nominaciones entre los países, traducciones en 12 idiomas. Entonces mi madre me dice: ‘¿Y cuándo vas a pintar?’. Yo le digo: ‘No pinto cuadros, yo hago dibujitos chiquititos en las revistas’. ‘¿Nunca vas a exponer en una galería de arte?’, me dijo. Pero le daba realmente una pena. Y a mí me iba muy bien, pero para ella era muy poco. Entonces en estos días caminando por estos pasillos y viendo esas enormes salas dedicadas a mi trabajo, digo: ¡Polaca, ojalá que veas un poco! ¡Triunfó la burra!. Espero que lo vea”.

También reconoció el apoyo del público a lo largo de su trayectoria: “Mis lectoras fueron súper mujeres de mi vida todas porque gracias a ellas pasó todo eso que pasó. Gracias a que ellas se sentían identificadas, se reían, y esa ida y vuelta entre ellas y yo hizo que yo me animara a contar cada vez más cosas hasta que me animé a contarlo todo”.

Por su parte, Liliana Piñeiro señaló: “Maitena propuso que Lili Viola, que integra el equipo del Kirchner, fuera su curadora, que hizo un trabajo increíble. Y Alejandro Ros iba a ser su diseñador de montaje. Así empezó el equipo. Y así empezó este desafío que era lograr también una muestra retrospectiva, la primera de Maitena, dando cuenta de toda su producción y generando instalaciones para entrar a su mundo pero no desplegando sus libros. Ustedes van a ver que van a entrar al mundo Maitena”, Y agregó: “Estos proyectos solo son posibles porque hay un equipo maravilloso. Acá hay un equipo de apasionados por lo que se puede hacer con esta maravilla del Centro Cultural Kirchner”.

Liliana Viola hizo mención nuevamente a la madre de la dibujante: “Mire señora, la nena no le pintó. Pero de todos modos, no sé si usted habrá leído a Virginia Wolf que justamente hablando de feminismo a principio del siglo XIX reclamaba para las mujeres un cuarto propio donde poder trabajar. Creo que va muy bien para su hija que ha tenido hijos cuando tenía 17 años y tuvo que salir a trabajar para buscar plata. Bueno, el cuarto propio que reclamaba Virginia Wolf en este momento se lo está dando el Centro Cultural Kirchner. Maitena tiene su cuarto piso propio”.

Antes del acto inaugural, Maitena realizó una visita guiada especial para la prensa recorriendo las salas Mujeres Alteradas, Superadas y Curvas peligrosas, y el espacio En ropa interior dedicado a mostrar los elementos que forman parte de su producción: bocetos, con anotaciones previas y la réplica de su mesa de trabajo. También recorrieron el laberinto delimitado por sus obras colgantes; la sala sensitiva en el que cada visitante puede vivir su propia experiencia; y un espacio dedicado al colectivo Línea Peluda.

Maitena Burundarena desarrolló en más de tres décadas de trabajo una intensa reflexión acerca del universo femenino en la contemporaneidad y la exposición remite a esa enorme labor que la consagró como la gran impulsora de un humor con perspectiva feminista.

La muestra puede de miércoles a domingos, de 14 a 20 h. con entrada libre y gratuita sin reserva previa.

genteba