“Alejandra Pizarnik: Entre la imagen y la palabra”, en la Biblioteca Nacional

“Alejandra Pizarnik: Entre la imagen y la palabra”, en la Biblioteca Nacional

Permanecerá abierta al público hasta el 30 de abril de 2023.

A cincuenta años de la muerte de Alejandra Pizarnik, la Biblioteca Nacional propone una exhibición de manuscritos, dibujos y otras pertenencias que muestran algunas de las facetas menos conocidas de una de las poetas argentinas más rupturistas del siglo XX.

El jueves 22 se inauguró en la Biblioteca Nacional “Mariano Moreno” la muestra Alejandra Pizarnik. Entre la imagen y la palabra. La actividad contó con la participación del actor Humberto Tortonese, quien leyó textos de la autora.

Para celebrar su figura a cincuenta años de su fallecimiento, se presenta un fondo documental que reproduce el laboratorio de la escritora, como sala de montaje donde se despliegan los materiales que construyeron su obra y principios de su poética. Entre los objetos más relevantes se podrán ver su máquina de escribir, manuscritos, libros subrayados y con notas al margen de sus páginas, cartas originales, dibujos, reproducciones y un cuaderno con anotaciones para sus textos.

De este modo la exposición pone al alcance del público el material que forma parte del Fondo Alejandra Pizarnik, originado en 2007 por la adquisición de seiscientos cincuenta volúmenes pertenecientes a la escritora que gestionó el entonces director de la Biblioteca Nacional, Horacio González. Tiempo después, este patrimonio se incrementó con la suma de otros ciento veintidós libros y una importante cantidad de archivos donados por Myriam Pizarnik de Nesis, heredera y hermana mayor de la poeta. También se han solicitado préstamos de colecciones públicas y privadas para ofrecer un panorama más completo de su obra.

“Desde 2018 y gracias a la donación de la familia de Pizarnik, la Biblioteca Nacional tiene el privilegio de custodiar un número significativo de manuscritos y dactiloescritos originales, distintas versiones de textos corregidos a mano y pasados en limpio, correspondencia, notas personales, separatas y recortes de prensa; papeles que ella misma recortaba y clasificaba, contribuyendo activamente en la construcción de su propia imagen autoral”, señala Evelyn Galiazo, curadora de la muestra. “Un valioso conjunto que arroja nuevas luces sobre la belleza oscura de su obra. La muestra busca dar a conocer y difundir estos materiales, que finalmente inauguraron una etapa prometedora para las investigaciones sobre Pizarnik desarrolladas en Argentina”.

Para mostrar una faceta poco conocida de Pizarnik, se incluyen reproducciones de los dibujos y collages conservados en la Biblioteca de la Universidad de Princeton que le obsequió a Ivonne Bordelois y Graciela Maturo, como así también obras de su maestro, el pintor surrealista Juan Batlle Planas. “La exposición intenta plasmar la plasticidad de la escritura pizarnikiana, que convoca al dibujo y al collage como declaración de principios poéticos”, agrega Galiazo. “Como en las caligrafías asemánticas de Mirtha Dermisache, León Ferrari o Severo Sarduy —entre tantos otros—, en la escritura de Pizarnik la imagen toma la palabra para desmentir el oxímoron implícito en el concepto de texto como entidad inmaterial”.

“Leer, subrayar, copiar, reescribir son los pasos del método que encontró para habitar la sinuosa frontera entre lectura y escritura, su manera de lidiar con la angustia de las influencias y con el miedo paralizante a la página en blanco”, remarca Galiazo respecto a sus anotaciones en los libros que conformaron su biblioteca personal. “Junto con sus libros marcados, las notas preparatorias, las fichas, los apuntes, los bosquejos de futuros proyectos y los planes de escritura —que la crítica genética llama ‘textos pre redaccionales’— visibilizan los forcejeos con la lengua en la búsqueda de un idioma propio”.

Alejandra Pizarnik. Entre la imagen y la palabra permanecerá abierta al público desde el 23 de septiembre de 2022 hasta el 30 de abril de 2023, de lunes a viernes de 9 a 21 h y sábados y domingos de 12 a 19 h, en Agüero 2502, CABA, con entrada libre y gratuita.

Foto de portada: Enrique Pezzoni
Fotos en la nota: Anatole Saderman

genteba