Informe . Comportamiento de inversiones en 2021 y perspectivas 2022

Informe . Comportamiento de inversiones en 2021 y perspectivas 2022

Luego de su primer año de operación en Argentina, Simplestate, la empresa líder de inversiones en real estate del país, elaboró un informe que tuvo por objetivo entender cómo se comportó el negocio de inversiones inmobiliarias durante el 2021, qué buscó y priorizó aquel que decidió invertir en real estate y qué oportunidades presenta el mercado local para el inversor en el año 2022.

Entendiendo que mucha gente dejó de ir todos los días a la oficina y empezó a vivir más su propia casa, que ya no se valora tanto la cercanía a la Capital o a grandes centros urbanos o a medios de transporte públicos, sino que se buscan zonas más tranquilas y propiedades con espacios que se puedan disfrutar, lo más buscado para invertir durante 2021 fueron propiedades alineadas a esta tendencia, en zonas consolidadas y donde los riesgos se mitigan. Por ejemplo, departamentos en Nordelta, Palermo o Belgrano, con terrazas, balcones grandes y espacios verdes. “A partir de esta nueva demanda, marcada en gran parte por la pandemia, en Simplestate priorizamos proyectos que respondan a esta realidad y que tengan un potencial de revalorización. Identificamos oportunidades que permitan a los inversores generar una ganancia asociada a la venta, sobre todo a pequeños inversores que sin una herramienta como el Crowdinvesting no podrían participar”, comenta Gonzalo Abalsamo, fundador y CEO de Simplestate. 

La rentabilidad de la propiedad fue el aspecto principal sobre el cual Simplestate se basó para elegir qué proyectos ofrecer. Fue clave realizar análisis exhaustivos de cada proyecto, estimar la rentabilidad basada en un análisis de comparables, el paso del tiempo, la revalorización natural del mercado inmobiliario y el agregado de valor o plusvalía que genera la construcción. Cuanto más tiempo falta para la entrega por parte del desarrollador, más rentabilidad obtiene el inversor; es decir, los proyectos a más largo plazo ofrecen mayores rentabilidades en términos anuales que las inversiones a más corto plazo. “Los desarrolladores generalmente ofrecen mayores descuentos en las etapas más tempranas de los desarrollos, cuando la obra recién comienza, porque es cuando mayor necesidad de flujo de dinero tienen. Y desde el lado del comprador, obviamente, también está dispuesto a asumir un riesgo mayor y esperar un plazo más largo cuando considera que puede obtener una mayor rentabilidad”, agrega Abalsamo.

Durante el 2021 las propiedades más buscadas fueron los departamentos de lujo para alquileres temporarios que generaron rentas del 5% anual a cobrar mensualmente. Un ejemplo es el caso de YOO, un departamento de lujo en el complejo YOO de Nordelta que se amuebló y se puso en alquiler. Este proyecto tuvo cerca de 100 inversores con un ticket promedio cercano a los 3.500 dólares. Otro de los casos de mayor éxito fue el de Cabrera 1A, un departamento que se vendió y que entregó una rentabilidad cercana al 11% en un plazo de 9 meses y medio. Esto equivale a una rentabilidad anual teórica superior al 13%. En términos generales, aquellos proyectos que ya han finalizado, es decir, que ya cumplieron su ciclo y ya repartieron rentabilidad a los inversores rinden (en términos anuales) cerca del 8% en promedio. El informe refleja que hay una tendencia general de los inversores en buscar plazos más cortos, lo cual representa un gran desafío ya que, como se explicó anteriormente, los proyectos a corto plazo suelen rendir un poco menos que los proyectos a largo plazo y son más difíciles de encontrar. 

De cara al 2022, es importante por parte del que busca invertir, elegir proyectos pensando en cuándo se va necesitar el dinero que se invierte o cuánto tiempo se está dispuesto a esperar para ganar. Si se está dispuesto a esperar, lo ideal es invertir en proyectos de “renta final”; proyectos que generalmente están en construcción, que van a tener un recorrido de precio más interesante y que se van a vender más caros una vez terminados. Si por el contrario hay una necesidad de flujo mensual, lo ideal es invertir en proyectos de “renta mensual”; proyectos que, por ejemplo, están alquilados y por lo tanto generan un ingreso de dinero mensual. En estos casos, lo mejor es elegir propiedades en zonas premium, amoblados, para alquilar de forma temporaria y obtener una rentabilidad atractiva. Estos proyectos, en términos absolutos, pueden rendir un poco menos que los de renta final porque obviamente hay menos riesgo y se va obteniendo una parte de la rentabilidad todos los meses. Para aquellas personas que no están dispuestas a esperar que la propiedad se venda y que creen que pueden llegar a necesitar el dinero antes de la finalización del proyecto, se puede invertir en “liquidez garantizada” que es una línea de producto en la cual se puede solicitar la devolución del dinero de forma anticipada, pero con una tasa menor.

Algo que puede resultar interesante es diversificar las inversiones; particionar el monto disponible para invertir y colocar diferentes partes en diferentes tipos de rentas, obteniendo una rentabilidad compuesta según las proporciones de la inversión en cada línea. Para conocer estas alternativas se puede visitar: https://www.simplestate.com.ar/

genteba