El falso abogado Marcelo D’Alessio declara en Dolores con la intención de convertirse en arrepentido

El falso abogado Marcelo D’Alessio declara en Dolores con la intención de convertirse en arrepentido

El falso abogado Marcelo D’Alessio tendrá hoy una nueva posibilidad de convertirse en arrepentido dado que en la fiscalía federal de Dolores lo esperan para escuchar lo cuanto tenga para decir y comenzar a evaluar si es suficiente para promover un acuerdo que luego debe pasar el filtro del juez del caso por el cual se encuentra detenido.

El falso abogado llegó pasadas las 8 a los Tribunales Federales de Dolores desde el penal de Ezeiza para entrevistarse con el fiscal Juan Pablo Curi, quien accedió a recibirlo luego de que D’Alessio rechazara la posibilidad de concretar el encuentro de modo telemático.

El fiscal le había fijado fecha de audiencia por vía remota para el pasado 11 de noviembre, pero el imputado desistió de hacer uso de esa posibilidad por el supuesto temor de que el canal virtual pudiera ser intrusado y se volviera inseguro, sobre todo considerando que su declaración no se incorporará al expediente si el juez no la homologa.

No es la primera vez que D’Alessio intenta convertirse en arrepentido: en otra oportunidad, el fiscal Curi entendió que había elementos que permitían alcanzar un acuerdo de colaboración pero el entonces juez de Dolores, Alejo Ramos Padilla, determinó que lo que pretendía aportar el falso abogado no era suficiente para lograr esa condición.

Es una incógnita lo que planea decir en este segundo intento, pero quienes siguen la causa especulan con que podría referirse a exfuncionarios e incluso a miembros del Poder Judicial y recuerdan que en las últimas palabras del juicio por el que fue condenado (caso Traficante) mostró enojo con el fiscal Carlos Stornelli y con la ex ministra de Seguridad del gobierno de Cambiemos, Patricia Bullrich.

“Me dolió la canallada de quienes salieron corriendo en estado de pánico a usar los medios diciendo que era un loquito o fabulador y hasta llegaron a sostener que dialogaba sobre narcotráfico o de la homologación de tal o cual calibre de proyectiles sónicos con un nietito”, sostuvo en aquella audiencia del juicio que encabezó el Tribunal Oral Federal (TOF) 2, en agosto pasado.

El 5 de noviembre pasado, D’Alessio consiguió la excarcelación por parte del TOF 2 en el marco de la causa en la que fue condenado -a través de un fallo que no está firme- a cuatro años de prisión por el intento de extorsión al empresario aduanero Gabriel Traficante, pero sigue detenido porque tiene prisión preventiva en otro expediente.

D’Alessio busca convertirse en arrepentido en el caso que se inició con la denuncia del empresario Pedro Etchebest y que tiene entre los principales imputados al fiscal federal Carlos Stornelli.

Del allanamiento a la casa de D’Alessio en el country Saint Thomas, dispuesto entonces por el juez Ramos Padilla, surgieron los elementos de prueba que colocaron al falso abogado como un engranaje fundamental de una supuesta organización delictiva dedicada al espionaje y la extorsión y vinculada al poder político, al judicial y a los servicios de inteligencia, durante el gobierno de Cambiemos.

Para convertirse en arrepentido y lograr los beneficios de esa condición –como una eventual reducción de la pena en el caso de ser condenado-, D’Alessio deberá “apuntar para arriba” y brindar información que permita identificar a quienes daban las órdenes dentro de la estructura criminal. Fuente: Télam

genteba