Israel creó una comisión parlamentaria por el escándalo de espionaje mundial con el software Pegasus

Israel creó una comisión parlamentaria por el escándalo de espionaje mundial con el software Pegasus

Israel creó hoy una comisión parlamentaria para investigar las acusaciones de que el programa de vigilancia telefónica Pegasus, del grupo local NSO, fue utilizado para espiar a políticos y periodista a nivel mundial, mientras que la canciller alemana Angela Merkel exigió más restricciones a la venta de este tipo de software.

“La comisión de Defensa nombró una comisión de revisión formada por varios grupos”, precisó el legislador Ram Ben Barak, titular de la Comisión de Asuntos Exteriores y Defensa del Parlamento, a la radio del Ejército.

“Cuando terminen su revisión, exigiremos ver los resultados y evaluaremos si es necesario hacer correcciones”, añadió el exjefe adjunto de la agencia de espionaje israelí Mossad.

Por su parte, Merkel pidió hoy más restricciones a la venta de programas como Pegasus, utilizado para espiar a periodistas y activistas de derechos humanos, según una investigación publicada por un consorcio de medios.

“Es importante” que los programas de este tipo “no terminen en malas manos” y “no deberían venderse a países donde quizá no esté garantizado que la justicia vigile las operaciones (de escuchas)”, declaró la dirigente en una conferencia de prensa.

El presidente francés Emmanuel Macron, el mexicano Andrés Manuel López Obrador, el rey Mohamed VI de Marruecos y el primer ministro paquistaní Imran Khan figuran en la lista de posibles blancos de Pegasus,

El sistema explota las vulnerabilidades de los teléfonos móviles inteligentes y exporta los datos del usuario -correos electrónicos, mensajes, fotografías, conversaciones- hacia páginas de internet creadas por la empresa israelí NSO, que se renuevan constantemente para evitar ser detectadas.

La investigación periodística publicada por 17 medios de todo el mundo detectó 50.000 números seleccionados por clientes de NSO desde 2016, en una lista que incluye los números de 180 periodistas, 600 políticos, 85 defensores de derechos humanos y 65 empresarios.

Tras saber que está en la lista, Macron convocó para hoy a un consejo de defensa “excepcional” este jueves para abordar el caso.

“El presidente sigue de muy cerca este tema y se lo toma muy en serio”, declaró el vocero gubernamental Gabriel Attal a la radio France Inter, y añadió que la reunión estará dedicada al caso Pegasus y a la ciberseguridad.

Los medios franceses no pudieron confirmar si fue un intento de piratería informática o si se llevó a cabo con éxito el espionaje a Macron.

Sí hay pruebas de un intento de hackeo en el teléfono del exministro de Medio Ambiente y aliado de Macron Francois de Rugy, supuestamente desde Marruecos.

El Gobierno de Marruecos ya rechazó las acusaciones, denunció una “campaña mediática” en su contra y reclamó “pruebas tangibles” sobre su participación en estas actividades.

Otro país señalado por usar este software es Arabia Saudita que calificó hoy de “infundadas” las denuncias,

“Un alto cargo desmintió las afirmaciones publicadas en la prensa según las cuales un organismo del reino habría utilizado un programa informático para vigilar las comunicaciones”, informó la agencia de prensa oficial SPA, sin precisar el nombre del software.

En México también hay repercusiones y la Unidad de Inteligencia Financiera informó ayer que el anterior Gobierno de Enrique Peña Nieto compró el software Pegasus por un valor total de 32 millones de dólares.

Desde la Fiscalía General de la República mexicana ya anunciaron que tienen debidamente probado un primer “caso judicializable” de la utilización del software. Fuente: Télam

genteba