Acoso escolar: Argentina Cibersegura acerca consejos para evitarlo

Acoso escolar: Argentina Cibersegura acerca consejos para evitarlo

El 2 de mayo es el día mundial contra el acoso escolar, un grave problema que afecta a millones de estudiantes de Educación Primaria y Educación Secundaria en todo el mundo y que causa cientos de muertes en forma directa cada año.

El próximo domingo 2 de mayo, es el día mundial contra el acoso escolar. Argentina Cibersegura, Asociación Civil que busca concientizar a la comunidad para crear un espacio digital más seguro, acompaña esta fecha y acerca pistas para identificar si un menor está siendo acosado por las redes, y comparte buenas prácticas para evitarlo.

Entre las situaciones de violencia encontramos el acoso entre iguales, refiriéndonos así al conjunto de comportamientos físicos y/o verbales de un niño o niña o grupo de niñas y niños, de una manera hostil y abusando de un poder dirigido contra un compañero o compañera de forma repetitiva, con la intención de hacerle daño. El cyberbullying, se da a través de medios informáticos como redes sociales, chat, correo electrónico o sitios web. Consiste en molestar, amenazar, humillar o acosar a una persona utilizando dichos medios. Las formas más comunes son la difusión de falsos rumores, videos o fotos humillantes, y la creación de perfiles o sitios para agredir a la víctima. También puede ocurrir que el agresor se haga pasar por otra persona. El cyberbullying se expande viralmente por la Web y puede ser difícil de detener, lo que  resulta invasivo y dañino. Además, puede que las agresiones permanezcan en el ciberespacio durante mucho tiempo, por lo que afectan a largo plazo a quien las sufre.

“Este nuevo día de concientización sobre el acoso escolar es una buena oportunidad para reconocer el poder que tenemos los adultos y particularmente, quienes ejercemos la docencia en escuelas, para fomentar la convivencia saludable. Como todo acoso a niños, niñas y adolescentes, sucede en los lugares donde quienes los y las cuidamos, no estamos presentes.  Cuando reciben agresión física, se hace visible (aunque sea tarde); en cambio, la psicológica nos desafía a posar la mirada en clase en los cambios de conducta, asociando las manifestaciones de desinterés, tristeza, ansiedad, dolores físicos, reacciones fuera de lugar hacia alguien o un grupo en particular, con causas que podrían estar relacionadas con acoso a través de medios digitales. Muchas veces la pantalla acorta la distancia para “animarse a hacer o decir cosas” que no sucederían frente a frente.”, menciona la profesora Silvina Tantone, Mentora educativa de Argentina Cibersegura.

En caso de no haber tomado medidas previas, desde Argentina Cibersegura, comparten una lista de indicadores que pueden ayudar a padre, madres y docentes a reconocer si un niño/a está siendo acosado:

  1. Respuestas nerviosas y cambios de humor frecuentes: si bien no implica necesariamente que esté bajo molestias de sus compañeros, si están acompañados de reacciones defensivas y nerviosas a preguntas comunes, especialmente tras desconectarse del mundo digital, es hora de preguntarte si está teniendo algún problema.
  2. Cuenta de redes sociales eliminadas: Si abandona repentinamente una red social que solía ser de sus favoritas, hay que prestar atención. En una era en que los menores pasan mucho de su tiempo en línea y usando redes sociales para divertirse y comunicarse, borrar una cuenta podría ser una señal de que algo anda mal. 
  3. Alejamiento de amigos y familiares: Es natural que dediquen tiempo a formar su propia red de amistades pero si se distancian de ella, se esconden del mundo exterior en sus habitaciones y evitan el contacto a través de redes sociales o el uso de sus dispositivos móviles, puede que algo no vaya bien.
  4. Cambios físicos drásticos: Si perdió el apetito, tiene problemas para dormir durante la noche, esto podría ser una señal de varias cosas, no necesariamente un caso de ciberbullying, pero combinado con otros de los puntos anteriores, hay posibilidades de que se trate de acoso (cibernético o no).
  5. Fingir estar enfermo para evitar ir a la escuela: Prácticamente todos los niños/as usan excusas de vez en cuando. Sin embargo, si el menor pretende estar enfermo demasiado seguido, podría haber un problema más serio detrás, como miedo a un conflicto inevitable con el acosador.

Una buena idea para evitar esta situación es planificar momentos donde se dialoga sobre hábitos digitales, de tal manera que los/las menores puedan expresar sus emociones y vivencias, y nos dé la posibilidad de conocer, orientar y actuar, si fuera necesario. En Argentina Cibersegura tenemos la misión de hacer de internet un mundo más seguro y saludable, a través de charlas de concientización. Estas pueden ser un buen puntapié para obtener herramientas que ayuden a la prevención y detección del acoso escolar perpetrado en medios digitales.”, agrega Tantone de Argentina Cibersegura.

Si desea obtener más información ingrese a: https://www.argentinacibersegura.org/

genteba