Cancillería Argentina y Sociedad Civil: Juntos por el Cambio dirige la batuta

Cancillería Argentina y Sociedad Civil: Juntos por el Cambio dirige la batuta

Por Lic. Pedro Hugo Tavosnanska (*)


En el marco de la conmemoración por los 30 años de la creación del MERCOSUR preocupa la ausencia de una agenda propia y la delegación de responsabilidades en actores que representan los intereses del neoliberalismo de cara a la realización de la Cumbre Social del MERCOSUR.

El 10 de diciembre de 2019 asumió un nuevo gobierno en la República Argentina. Desde ese entonces, la Cancillería se encuentra a cargo del Ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto Felipe Solá. Sin embargo, Juntos por el Cambio (JxC) continúa teniendo la iniciativa política en el ámbito del Consejo Consultivo de la Sociedad Civil (CCSC). El partido político que llevó a la presidencia a Mauricio Macri y que representa los interesas de la elite económica de nuestro país continúa detentando una importante posición de poder y fijando agenda en los temas relativos a dicho Consejo dentro de la Cancillería. O, mejor dicho, la no agenda.

En plena Presidencia Pro Témpore (PPT) del MERCOSUR a cargo de Argentina son todavía los coordinadores del macrismo los principales interesados en liderar la organización de la Cumbre Social del MERCOSUR.

En mis quince largos años de participación en el Consejo Consultivo con el propósito de colaborar en la integración regional jamás imaginé que al llegar 2021, y en el marco de un nuevo gobierno nacional y popular, el espacio político más predispuesto a concretar las Cumbres Sociales del MERCOSUR fuera Juntos por el Cambio, la expresión política de la centroderecha en mi país. ¡Vaya contradicción!

Antes de la llegada de Lula da Silva, Néstor Kirchner, Hugo Chávez, Rafael Correa, Evo Morales y Tabaré Vázquez a las presidencias de Brasil, Argentina, Venezuela, Ecuador, Bolivia y Uruguay, respectivamente, lo que existían eran las Cumbres de los Pueblos como respuesta a las políticas neoliberales que tanto daño hicieron en el MERCOSUR y Latinoamérica. Las Cumbres Sociales del MERCOSUR nacieron con el arribo de estos presidentes progresistas y populares para ser una caja de resonancia de los movimientos sociales, juveniles y políticos, y las entidades de la sociedad civil; y que sus necesidades, reclamos y propuestas fueran recibidos en las Cumbres de los presidentes del MERCOSUR. El objetivo era que los pueblos y sus organizaciones tuvieran un espacio institucional que los incluyera, para que el MERCOSUR además de las temáticas comerciales abarcara las problemáticas sociales.

Los mismos coordinadores que no apoyaron durante el Gobierno de Mauricio Macri el repudio al Golpe de Estado en Bolivia, que no quisieron acompañar el reclamo por la inacción de Bolsonaro antes los incendios en el Amazonas brasileño, quienes no se expresaron nunca en solidaridad con las luchas del pueblo chileno, ni denunciaron el asesinato de George Floyd en los Estados Unidos, pero que en cambio sí se mostraron a favor de las posturas del Grupo de Lima con relación a la situación política en Venezuela, ahora se ofrecen a organizar la Cumbre Social del MERCOSUR. JxC tiene mayoría entre los coordinadores de las comisiones del CCSC. Ellos coordinan sus propios reclamos y acciones. Mientras tanto, el campo nacional y popular, y particularmente el Frente de Todos, ha abandonado el interés en el Consejo Consultivo de la Sociedad Civil, nada más y nada menos que el órgano de participación social e integración regional que permite a los ciudadanos y ciudadanas, a través de las asociaciones y organizaciones que los representan, entablar un diálogo directo con el Estado sobre la política exterior del país.

No creo en las casualidades. Hemos llegado a esta situación porque en 2020 en el Consejo sólo se administró lo ya existente y no hubo realmente “política”. Recién el 11 de marzo de 2021 por correo electrónico se nos informó a los coordinadores de las distintas comisiones de forma escueta la participación en la XCVIII Reunión del Foro de Concertación y Consulta Política de la delegación argentina de la Cancillería y su propuesta de realizar la Cumbre Social de MERCOSUR, sin mayores detalles. Por eso, solicito con urgencia al Director de Organizaciones Intermedias y Diplomacia Pública del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de la República Argentina y Coordinador General del Consejo Consultivo de la Sociedad Civil, Dr. Conrado Carrasco Quintana, que fije una agenda de trabajo con contenidos progresistas, nacionales y populares.

El año pasado lo estuve reclamando y la única respuesta que recibí fue que no habría agenda y que cada comisión era libre de establecer la propia. Desde entonces, no hay una agenda global, un propósito común. No se organizaron conferencias virtuales ni presenciales para fomentar la integración regional y hacer crecer a la Patria Grande. Tampoco se crearon comisiones nuevas ni se disputaron los espacios en las comisiones existentes. Necesitamos volver a tener comisiones como la de los pueblos indígenas, la de afrodescendientes, de medios de comunicación, de migrantes. Al mismo tiempo, resulta indispensable invitar a participar a las juventudes políticas, los movimientos sociales, las centrales sindicales, los centros de estudiantes secundarios y las federaciones universitarias. Es urgente que el Coordinador General se reúna con los responsables de relaciones internacionales de los partidos que integran el Frente de Todos y los principales actores del campo popular para que de modo colectivo se elabore un Plan de Acción y que la Cumbre Social del MERCOSUR y todo el Consejo Consultivo de la Sociedad Civil vuelvan a ser una caja de resonancia del pueblo argentino y sus organizaciones.

(*) Lic. Pedro Hugo Tavosnanska
Fundador y Coordinador de la Comisión de Deportes, Educación Física, Juegos Indígenas y Recreación del Consejo Consultivo de la Sociedad Civil para la Cancillería Argentina

genteba