Menopausia y sexualidad: cómo la mujer debe afontar esta etapa

Menopausia y sexualidad: cómo la mujer debe afontar esta etapa

Para la mayoría de las personas –especialmente las mujeres- la sexualidad disminuye con la edad, como el nivel de deseo o la frecuencia de la actividad sexual. Muchas razones hay para que esto suceda: el estado de la salud en general, el estilo de vida, la calidad de la relación o razones psicosociales.

La menopausia es la fecha de la última menstruación de la mujer, seguida por un período mayor a 12  meses sin menstruar. Ocurre generalmente entre los 45 y 55 años. Es una etapa natural de la vida, no es una enfermedad. Se produce porque en la mujer finaliza la función reproductiva y hormonal del ovario.

Los cambios y los síntomas de la menopausia pueden empezar varios años antes. Es lo que llamamos Climaterio (un período extenso que abarca varios años previos y posteriores a la fecha de la última menstruación). La función del ovario declina gradualmente y se manifiesta por alteraciones en la ovulación y fluctuaciones en la secreción hormonal. Esto determina:

  • Alteraciones del sangrado menstrual, ciclos menstruales espaciados o más frecuentes.
  • Sofocos – calores nocturnos.
  • Irritabilidad.
  • Cambios de humor.
  • Cansancio.
  • Depresión.
  • Alteraciones en la esfera sexual.

El deseo y la disfunción varían de una mujer a otra.  La causa de la disminución de la libido que experimentan algunas pacientes es compleja, depende de las relaciones personales, bienestar psicosocial y circunstancias de la vida. Los cambios psicoemocionales y el dolor en las relaciones sexuales condicionan disminución del deseo sexual. Esto ocurre en el 50% de las mujeres en esta etapa.

¿Porqué las relaciones sexuales suelen ser dolorosas? Por falta de lubricación; pérdida de la elasticidad de la vagina y atrofia genital.

La mujer en esta etapa debe, en primera instancia, consultar a su ginecólogo, quien evaluará e indicará un tratamiento individualizado. Esta consulta no sólo estará enfocada a los síntomas del climaterio sino también orientada a la detección de patologías frecuentes en esta etapa, hipertensión, diabetes, obesidad, alteraciones en el colesterol, trastornos metabólicos, hormonales y tumorales.

Compartimos algunos consejos a seguir en estos casos:

  1. Buscar apoyo psicológico.
  2.  Enfoque sexológico de la pareja. Promover la comunicación abierta de la pareja, lograr la necesaria contención y descubrir nuevas formas de placer y disfrute.
  3.  Hábitos de vida saludable: alimentación adecuada; actividad física controlada; sociabilización.
  4. Medicación no hormonal. El ginecólogo adecuará el tratamiento a la condición individual de la paciente teniendo en cuenta síntomas, enfermedades previas y antecedentes de riesgo personal.
  5. Medicación hormonal. Son efectivos en el alivio de los síntomas, calores, sudoración nocturna, sequedad vaginal, relaciones sexuales dolorosas, mejoran ánimo y humor, efecto antidepresivo mejoran la calidad del sueño, previenen la osteoporosis. El tiempo de uso de las hormonas se ajustará a cada caso individual, se hará durante el menor tiempo posible con la dosis más baja que sea efectiva bajo estricto control médico.
  6. Para evitar dolor en las relaciones sexuales puede utilizar lubricantes vaginales, óvulos y cremas con hormonas de acción fundamentalmente local indicados por su médico. Mejoran la lubricación y evitan la atrofia genital.

La contención psicológica, la promoción de hábitos saludables  y el empleo de recursos terapéuticos adecuados indicados por el médico especialista, son fundamentales en esta etapa de la vida de la mujer.

Por Doctora Marta Haydée Rodriguez de Di Modica
MN 42.589 /   MP 27.449
Especialista en Ginecología – Mastología

Más en dim.com.ar
En redes: @dimclinicaprivada

genteba