Todo dicho: Macri confesó que es responsable de todo lo que hicieron sus funcionarios; “estoy orgulloso de la gente que puse”, dijo

Todo dicho: Macri confesó que es responsable de todo lo que hicieron sus funcionarios; “estoy orgulloso de la gente que puse”, dijo

“La gente me votó a mí y yo soy responsable de todo lo que hicieron las personas que designé”, indicó el expresidente quien, lejos de buscar aplacar las críticas que hizo al sector “filoperonista” -como lo definió- de su Gobierno, viene a confirmar, en cada aparición pública con los medios afines y opositores, todo lo que se está ventilando en los estrados judiciales. Por El Porteño

El expresidente Mauricio Macri buscó aplacar las internas dentro de Juntos por el Cambio y de su desastroso y calamitoso Gobierno, pero viene quedando atrapado por sus propias declaraciones.

Al hacer referencia al exministro del Interior Rogelio Frigerio y al exjefe de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, dijo sentirse “orgulloso” de la gente que puso en su administración, la cual constituyó “un muy buen equipo”.

Lo que significa que no solo se está refiendo a éstos dos “filoperonistas”, sino a todo el equipo que lo acompañó y que él eligió para acompañarlo en su aventura política y administrativa del pais. Y de la cual ahora confesó que es responsable de todo lo que hicieron.

A confesión de parte, relevo de pruebas

Durante una entrevista con el canal A24, el ex mandatario expresó: “La gente me votó a mí y yo soy responsable de todo lo que hicieron las personas que designé”.

“Estoy orgulloso de la gente que puse, fueron un muy buen equipo y hoy, a la luz de los hechos, cada vez más”, subrayó. Suponemos que se referierió a que es responsable del espionaje ilegal, incluído el de los familiares del submarino perdido, el apriete a los jueces, la persecución a políticos opositores, periodistas, referentes sociales, la miseria, la pobreza, los negociados con el Correo, los parques eólicos, las autopistas, la deuda, la fuga de capitales, etc.

Resultan inverosímiles las declaraciones de Mauricio Macri, quien siempre tuvo el apoyo de los medios hegemónicos, de la mesa judicial y del poder económico, insistir en culpar de todo a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Un verso de aquí a la China.

Dijo que había realizado una autocrítica, pero en realidad es sacarse culpas de encima, criticando siempre al mismo opositor.

Si Cristina fuera tan poderosa como dice, no hubiese pisado ningún estrado judicial.

Algo que, en su caso, se contradice a la luz del cúmulo de informaciones que se dispone, por las investigaciones que se llevan a cabo en Dolores, en Lomas de Zamora, además de las que tiene el diputado nacional, Leopoldo Moreau, en la Comisión Bicameral de Seguimiento de los Organismos de Inteligencia, y de las que refirió este lunes en Twitter, en el sentido de que pese a “los esfuerzos de Macri y sus socios de los medios hegemonicos, la embajada y un sector del Poder Judicial, por llevarse la megacausa de espionaje ilegal a Comodoro Py para esconder la mugre, no impedirá conocer la verdad porque en la Comisión Bicameral de Inteligencia no aflojaremos. Los intereses que se oponen a que todo salga a la luz son muy fuertes, no son sólo los espías que no quieren ir presos o el propio Macri, detrás hay una trama mucho más grande, un gran medio de comunicación estuvo detrás de esto y la Embajada también.”

En cada aparición pública, aunque esté armada y guionada de antemano, el expresidente de Boca, no para de mostrarse tal cual como siempre fue.

Ahora, a pesar de desconocer todo lo sucedido durante su gobierno, para tratar de desprenderse de sus responsabilidades, confiesa en sus apariciones públicas, ante dignos representantes de la jusiticia mediática, de que “es responsable de todo lo que hicieron sus funcionarios”. Es decir, se puso al frente de todo, a pesar de deconocer todo.

A esta altura de los acontecimientos y en vísperas de la aparición pública del libro “Hermano”, de Mariano Macri, no parece que para la Justicia haga falta mucho más para llamarlo a indagatoria.

Quizá, esperen el lanzamiento del libro, como frutilla del postre.

genteba