En el Día del Corazón, Más que Glucosa refuerza la importancia de continuar con los controles médicos habituales

En el Día del Corazón, Más que Glucosa refuerza la importancia de continuar con los controles médicos habituales

La enfermedad cardiovascular en la Argentina provoca entre 90.000 y 100.000 muertes cada año y es la primera causa de mortalidad. Entre esta patología y la diabetes hay una relación muy estrecha y muchas veces desatendida. Con la prevención adecuada, la consulta al médico bajo normas especiales reduce al mínimo el riesgo de contagio de COVID-19.(2)

La actual pandemia de COVID-19 provocó una disminución en la atención cardiológica mayor al 50%, incluidas las internaciones por emergencias y los procedimientos cardiovasculares (2)

Las enfermedades cardiovasculares se pueden presentar por múltiples factores, y uno de ellos es la Diabetes. Hoy sabemos que la diabetes es una enfermedad crónica que tiene un impacto negativo en la salud de las personas que la padecen si no se la trata adecuadamente, y que este impacto va más allá del aumento de glucosa en sangre, es decir, excede al glucocentrismo histórico que se asocia a esta enfermedad.

Se estima que en el mundo aproximadamente 463 millones de personas viven con diabetes y en nuestro país, de acuerdo a la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, 1 de cada 10 argentinos presenta diabetes (1). Estas cifras son de por si alarmantes, observándose un incremento con respecto a años previos, y se estima que este incremento continuará durante las próximas décadas.

Otro dato muy importante es que los pacientes con diabetes tienen 2 a 3 veces más riesgo de presentar un infarto agudo de miocardio o accidente cerebro vascular que la población general (1). Estas no son las únicas complicaciones asociadas a la diabetes, dentro de las cuales se encuentran la enfermedad arterial de los miembros inferiores, la insuficiencia cardiaca y, por último, y no menos importantes, las complicaciones renales presentes en el 40% de los pacientes con diabetes. Las complicaciones cardiovasculares se pueden desarrollar a pesar de un adecuado control glucémico, ante lo cual se desprende que la diabetes es “Más que Glucosa”.

En la Argentina, al igual que sucedió en todo el mundo, las consultas médicas en consultorio y en emergencias, procedimientos cardiovasculares (angioplastias, cirugías) e incluso el número de infartos de miocardio han disminuido comparado con mismos periodos de años previos. La mortalidad intrahospitalaria en los infartos de miocardio paso de un 6,7% a 9,6% respecto al mismo periodo del año pasado, en parte atribuidas a consultas tardías al sistema de salud. Más aún, distintas proyecciones estiman durante esta pandemia un incremento de la mortalidad por enfermedades cardiovasculares que no son debidas a infecciones por COVID-19.

Hoy se observa una tasa de abandono del tratamiento cercana al 35% en pacientes con diabetes: la pandemia y la cuarentena tienen consecuencias directas en la atención de patologías crónicas. Además, existe un riesgo aumentado en las enfermedades metabólicas y cardiovasculares relacionado con el cambio en los hábitos alimentarios, el aumento de peso y la reducción de la actividad física, que se estima en un 25 a 35% (3)

Dado que la diabetes no se toma vacaciones durante la pandemia, es importante reforzar el concepto de que las personas con enfermedades cardiovasculares o factores de riesgo, dentro de los cuales se encuentran los pacientes con diabetes, deben mantener una alimentación saludable y un peso adecuado, continuar activos físicamente , de acuerdo a las recomendaciones que le ha indicado su médico tratante,  y no suspender la medicación ni los controles médicos habituales para evitar el desarrollo de complicaciones.

El riesgo de morir de un infarto es mucho mayor (unas 10 veces más) que el de morir por COVID-19 (2). Más aún: la muerte cardíaca puede prevenirse si el paciente llega a tiempo a un centro hospitalario para recibir un tratamiento. Es importante que la población sepa que los centros hospitalarios están preparados para proteger al paciente, que hay áreas separadas para atender a pacientes COVID y no COVID, y que hay suficientes elementos para la protección del personal de salud. En la mayoría de las Unidades Coronarias se testea a los pacientes y en la mayoría de los centros hospitalarios se hacen todos los estudios diagnósticos -como Holter, ecocardiogramas y otros- con altos estándares de seguridad.

Acerca de AstraZeneca
AstraZeneca es una compañía biofarmacéutica global con un fuerte foco en la ciencia que se dedica al descubrimiento, desarrollo y comercialización de medicamentos bajo receta, principalmente para el tratamiento de enfermedades agrupadas en tres áreas terapéuticas: a) Oncología, b) Cardiovascular, Renal y Metabolismo, y c) Respiratorio e Inmunología.

Con sede en Cambridge, Reino Unido, AstraZeneca opera en más de 100 países, millones de pacientes utilizan sus medicamentos innovadores en todo el mundo.

En la región del Cono Sur, tiene cerca de 400 empleados e invierte alrededor de USD 40 millones por año.

genteba