Opinión: La oposición de JxC pretende imponerle los tiempos políticos al Presidente

Opinión: La oposición de JxC pretende imponerle los tiempos políticos al Presidente

Uno de los voceros políticos de Mauricio Macri, pretende que el Gobierno retire el proyecto de reforma judicial. ¿Qué pretende la oposición? ¿Imponerle los tiempos políticos al Presidente?. ¿Manejarle la agenda?. ¿Marcarle la cancha?. ¿Qué debe hacer o cuándo debe hacerlo?.
Por El Porteño

En un comunicado ridículo, difundido hoy, el diputado de JxC (o Juntos para que Nada Cambie), Mario Negri, una de las caricaturas políticas de la UCR, que utiliza Macri desde la Costa Azul, consideró que se debe “elegir entre todos qué se quiere reformar de la Justicia y después ver cuándo se envía el nuevo proyecto al Congreso”. “Debería retirar el proyecto de ley de reforma judicial y comenzar de cero en la búsqueda del consenso”, afirmó.

La oposición (se hace la distraída y lo utiliza políticamente) todavía no cayó en la cuenta de que perdió las elecciones tras su debacle político y económico y, a partir del 10 de Diciembre de 2019 hay un nuevo gobierno Democrático que conduce a la Argentina de frente a la sociedad y no a sus espaldas, como lo hizo el macrismo engañando a propios y extraños desde el principio.

Ayer se cumplió un año desde que una inmensa mayoría de argentinos, se despidió en las urnas, del catastrófico modelo neoliberal que representó el macrismo durante los últimos 4 años, y en donde se le impuso a la sociedad sólo ajustes, recesión, pobreza, fuga de capitales, endeudamiento y falso Estado de Derecho. Ayudado, obviamente, por las corporaciones mediáticas, económicas y judiciales.

En ese sentido hay que decirle a Negri, y a casi todos los opositores de la coalición macrista, por si todavía no se quieren enterar, que desde el 11 de Agosto de 2019, en que se celebraron las PASO y desde el 27 de Octubre del mismo año, tras las elecciones generales, una inmensa mayoría de argentinos decidieron que Alberto Fernandez y Cristina Fernández de Kirchner fueran electos como Presidente y Vice, para que empezara a reconstruir el país, que por culpa del macrismo, con Macri a la cabeza, (ese que está denunciado y procesado, pero que se encuentra graciosamente vacacionando por Europa) dejó en ruinas, casi desde CERO.

Negri consideró que se debe “elegir entre todos qué se quiere reformar de la Justicia y después ver cuándo se envía el nuevo proyecto al Congreso”.

Una consideración desafortunada porque es obvio que si se debate en el Congreso es porque se elige entre todos. (algo que no se hizo con el préstamo del FMI, que no pasó por el Congreso).

¿Qué es lo que está pidiendo la oposición macrista?. ¿Qué pretende JxC?. ¿Imponerle los tiempos políticos al Presidente?. ¿Manejarle la agenda?. ¿Marcarle la cancha?. ¿Qué debe hacer o cuándo debe hacerlo?.

El Presidente envía un proyecto de Reforma Judicial, para que se debata y/o corrija o perfeccione, no para que se vote tal cual, salvo que los señores legisladores de la oposición, no se sientan con la altura intelectual y/o moral para debatir proyectos de semejante envergadura. Si es así, que lo digan. No sigan engañando a la gente.

O quizá, el líder, que ya pareciera no ser tal, salvo desde la virtualidad, pretenda dejar en esa virtualidad indefinida, éste u otros proyectos para que el país no avance con las reformas que, justamente a éste sector político corporativo, no le convenza o no le convenga.

El diputado radical criticó “la falta de sentido de la oportunidad” y “la falta de consenso”, para enviar el proyecto por parte del oficialismo, con el pretexto de que “todas las energías deberían estar puestas en la lucha contra la pandemia de coronavirus”.

No se sabe muy bien, por estas horas, si la oposición está virtual o mentalmente colapsada por culpa de la pandemia de coronavirus, porque cuando el Gobierno está haciendo ingentes esfuerzos a través de recursos sanitarios, humanos y económicos, para combatir la pandemia de Covid-19 en todo el territorio del país, incluso colaborando con algunos intendentes y gobernadores de su propio espacio político, desde la oposición macrista se alienta permanentemente a la desobediencia civil y a la organización de marchas anticuarentena, que van justamente en dirección contraria a los intereses, no del Gobierno, sino del conjunto de la sociedad.

La oposición corporativa macrista se ha convertido en suicida por su propio fracaso, y pretende arrastrar a otra parte de la sociedad, cualquiera sea, ya que a través de una engañosa defensa de la República, se ha servido de su poder, para enriquecerse a costillas del empobrecimiento del conjunto de la sociedad.

genteba