Salud lanzó plan para el uso de plasma de pacientes recuperados de COVID-19 con fines terapéuticos

Salud lanzó plan para el uso de plasma de pacientes recuperados de COVID-19 con fines terapéuticos

Del estudio participan distintas instituciones públicas, los ministerios nacionales de Ciencia y el de Salud y cuenta con el apoyo del gobierno cordobés. Su desarrollo requerirá la donación de plasma de personas que tuvieron COVID-19.

El Ministerio de Salud de la Nación anunció la puesta en marcha del Plan estratégico para regular el uso de plasma de pacientes recuperados de COVID-19 con fines terapéuticos, un ensayo clínico experimental que procura obtener un medicamento a partir del plasma sanguíneo de personas que hayan enfermado de COVID-19 y ya estén recuperadas.

La iniciativa se anunció ayer mediante una videoconferencia en la que participaron el ministro de Salud de Nación Ginés González García; su par de Ciencia y Tecnología, Roberto Salvarezza; el gobernador de Córdoba Juan Schiaretti; el secretario de Calidad en Salud Arnaldo Medina; el rector de la Universidad Nacional de Córdoba Hugo Juri y el ministro de Salud cordobés, Diego Cardozo. En la reunión virtual también participaron: el investigador superior del CONICET en el Instituto de Biología y Medicina Experimental (IBYME), Gabriel Rabinovich; la interventora del Instituto Maiztegui, María Alejandra Morales, el presidente de la Asociación Argentina de Hemoterapia, Oscar Torres; y la investigadora del M.D Anderson Cancer Center de Houston de Texas de Estados Unidos, Laura Bover, entre otros.

Para el desarrollo del plan es indispensable obtener plasma de pacientes recuperados de COVID-19 y procesarlo industrialmente, para dar lugar a la fabricación de un medicamento experimental a partir de las inmunoglobulinas hiperinmunes. Las mismas son componentes de la sangre humana utilizados para tratar enfermedades infecciosas o inflamatorias en algunos pacientes con enfermedades autoinmunes, en las que las defensas atacan a los propios componentes del cuerpo.

Los pacientes que se han recuperado de la infección por COVID-19 contienen en el plasma de su sangre anticuerpos contra el virus. Aquellos convalecientes que se encuentran en condiciones de donar serán convocados progresivamente por la Red de Bancos de Sangre públicos y privados de todo el país, para así poder colectar el plasma por medio de un procedimiento denominado aféresis.

Este gesto solidario permitirá brindar el tratamiento con plasma a los enfermos que se encuentren internados en los centros de salud estatales y privados cursando la infección, en el marco de un ensayo clínico nacional orientado a evaluar la seguridad y eficacia de este tratamiento.

“Uno de los activos más fuertes que tenemos en esta pandemia es el compromiso colectivo de toda la sociedad y también de toda la comunidad científica”, destacó González García quien agregó que “buscar alternativas terapéuticas es también parte de la acción” ante la pandemia de COVID-19. En este sentido “estamos poniendo en marcha este plan estratégico para poder regular el uso de plasma de pacientes”.

El ministro de Salud informó que se creó un Registro Único de Ensayos Clínicos, en el que se centralizará la totalidad de los ensayos realizados en el ámbito público y privado, de modo tal que se puedan compartir los resultados obtenidos.

Durante la videoconferencia, el gobernador cordobés afirmó que “lo único que conocemos efectivo hasta ahora es el aislamiento social pero es importante abrir otros frente y buscar una alternativa de una solución definitiva es central porque nos va a permitir superar esta contingencia” por lo cual consideró “fundamental participar como Gobierno y desde la Universidad Nacional de Córdoba”.

“La conducción la tiene que tener el Estado nacional porque esto es lo que nos permite avanzar de manera unida y coincido con el ministro que la crisis del coronavirus ha sacado lo mejor de los argentinos y es necesario organizarlo para poder combatir con más éxito la pandemia y minimizar sus riesgos”, sostuvo Schiaretti, quien además manifestó que “se alegró mucho de que podamos participar de esta iniciativa y de nuestra parte estaremos siempre a disposición para poner todos los recursos y todo nuestro conocimiento a través de nuestra universidad”.

Por su parte Salvarezza sostuvo que “esta situación que vivimos los argentinos nos ha demostrado todo lo que podemos hacer juntos. Nos sentimos parte de un gran equipo que está enfrentando la pandemia, en este caso desde la ciencia”. El ministro añadió que en los últimos dos meses “hemos tenido una respuesta enorme de la comunidad científica, se han presentado 900 proyectos en la convocatoria que hemos realizado con casi 4.000 investigadores” de distintas disciplinas científicas.

Luego el secretario de Calidad en Salud, Arnaldo Medina, consideró que “la acertada decisión del Ejecutivo nacional de establecer un aislamiento social, preventivo y obligatoria, entre muchos de sus beneficios concretos, ha posibilitado ganar el tiempo necesario para que todas las capacidades científico-tecnológicas con que cuenta el país se integren en un trabajo colaborativo para poder brindar nuevas alternativas terapéuticas a los enfermos de COVID-19”.

El nuevo plan prevé desarrollar en el Laboratorio de Hemoderivados de la Universidad Nacional de Córdoba la producción de un medicamento también a partir del plasma de pacientes recuperados. A través de esta producción industrial se podrá contar a mediano plazo con un medicamento que contenga alta concentraciones de anticuerpos contra el COVID-19, a la espera de que pueda ser utilizado para un alto número de pacientes infectados.

De las distintas fases del proyecto participan la dirección de Sangre y Hemoderivados dependiente de la secretaría de Calidad en Salud de la Nación y la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (ANLIS-Malbrán) a través del Instituto Maiztegui de Pergamino. La experiencia de este instituto en el tratamiento de la fiebre hemorrágica argentina con plasma, le permitirá desarrollar la determinación del nivel de anticuerpos –llamados neutralizantes– contra el COVID-19 que contienen los plasmas de los donantes, y de esta manera poder establecer la eficacia de los tratamientos y la calidad de la materia prima para el procedimiento industrial.

Además de la Universidad Nacional de Córdoba y la ANLIS, desde el 23 de marzo vienen participando del Programa Nacional de Uso del Plasma de Convalecientes de COVID-19 con Fines Terapéuticos el Hospital Garrahan; el Instituto de Microbiología y Parasitología Médica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires; la Asociación Argentina de Hemoterapia, Inmunohematología y Terapia Celular; la Sociedad Argentina de Infectología y la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva.

El Ministerio de Salud también redactó un protocolo que establece las condiciones para que las instituciones intervinientes presenten su plan de investigación, que deberá ser aprobado por la cartera sanitaria nacional. La información para concretar la inscripción en el registro debe enviarse por correo electrónico a direccionsangreyhemoderivados@gmail.com

En la reunión también participaron y por parte del Ministerio de Salud de la Nación Daniel Fontana de la Dirección de Sangre y Hemoderivados; el subsecretario de Gestión de Servicios e Institutos, Alejandro Collia, la subsecretaría de Calidad, Regulación y Fiscalización, Judit Díaz Bazán y la directora del Centro Regional de Hemoterapia del Hospital Garrahan, Silvina Kuperman.

genteba