Cooperadoras de escuelas públicas repudian dichos de Soledad Acuña y reafirman sus acciones

Familias de cooperadoras se autoconvocaron hoy en el Instituto de Enseñanza Superior del Lenguas Vivas, en el barrio porteño de Palermo, para repudiar los dichos de la ministra de Educación local, Soledad Acuña, quien afirmó que realizaban política partidaria y tras enumerar las acciones que llevan a cabo por el derecho a la educación pública pidieron que “cese el discurso de odio contra la comunidad”. (Télam)

“Soledad Acuña no conoce las escuelas que administra y ante sus recientes declaraciones donde acusó a nuestra cooperadora de comportarse como gerente o dueña de la escuela y de estar conformada por familias de un determinado perfil ideológico, nos vemos en la necesidad de realizar aclaraciones”, dijo esta mañana, en conferencia de prensa desde la puerta del Lenguas Vivas, Nancy Vegas, titular de la cooperadora de esa escuela.

Vegas aclaró que la cooperadora está integrada por padres, madres y familiares de estudiantes de la escuela “que dedican tiempo voluntario y recursos propios para sostener necesidades que el Estado no cubre”.

“Administramos los recursos que generamos y que recibimos de subsidios, pero sin fines de lucro ni beneficio individual; todo lo que hacemos es para la escuela y la comunidad escolar y es auditado por la rectoría y el Ministerio”, explicó.

Luego indicó que “el error que el Ministerio se fuerza por instalar, de confundir acción política comunitaria con política partidaria, es porque nuestra cooperadora no responde a ningún partido y conviven en ella personas de múltiples identidades y afinidades políticas”.

La ministra de Educación expresó, en una reunión difundida desde un video, que en las cooperadoras de las escuelas públicas “las familias son muy fuertes y tienen un perfil ideológico determinado, las conducciones necesitan más acompañamiento del Ministerio. Tratamos de acompañarlas para que puedan ir poniendo los límites”.

Vegas sostuvo que la cooperadora sostiene “con recursos propios el 70% de los gastos corrientes de la escuela, ante un subsidio estatal cada vez más escaso”.

Según informó, en el 2022, el subsidio fue de 572 pesos por año por estudiante, “un correlato de la reducción del presupuesto educativo que ha llevado al 16% del presupuesto total”, afirmó.

También indicó que en el 2022 acompañaron “a los estudiantes en su denuncia por las pasantías obligatorias por ser actividades carentes de valor educativo y en la denuncia sobre la pésima calidad nutricional de las viandas”.

“Denunciamos el protocolo represivo que llevó a armar listas negras y enviar notificaciones policiales a las familias en un repudiable acto persecutorio y criminalizador que no se vivía desde la dictadura”, dijo.

Vegas recordó que esa cooperadora, como otras, reclamó ante la presencia de plagas como la de alacranes venenosos y el estado de suciedad crónico de esta escuela”.

En tanto, la titular de la cooperadora de la escuela de música del Esnaola, Ani Meizoso, coincidió con Vegas en que las cooperadoras “gestionamos en todo”,

“Compramos los instrumentos con los aportes de las familias. Sin eso no podríamos comprar nada y no habría instrumentos en una escuela que es de música”, aclaró.

“No se puede seguir atacando a la comunidad organizada, a la gente que pone alma y corazón por el derecho a la educación. Basta, ministra. Pare con el discurso de odio, gestione como tiene que gestionar, usted es la ministra de Educación, nosotros somos familias que estamos al pie del cañón, gratuitamente, por el derecho a la educación para todos los pibes y pibas”.

El representante de la Multisectorial por la Escuela Pública, Pablo Cesaroni, recordó que cerca de 400 edificios educativos porteños tienen problemas de infraestructura, ratas y otras cosas, sobre 950.

“La ministra tendría que resolver esto y no atacar a las cooperadoras, porque vamos a seguir haciendo lo que estamos haciendo, más allá de una Ley o más allá del de los enojos de la ministra”, concluyó.

genteba