Jorge Taiana: “Es un día de fiesta para la producción nacional y para el desarrollo de defensa nacional”

Jorge Taiana: “Es un día de fiesta para la producción nacional y para el desarrollo de defensa nacional”

El ministro de Defensa, Jorge Taiana, aseguró hoy que es “un día de fiesta para Azul, y para toda la producción nacional y para el desarrollo de la defensa nacional”, al participar de la reapertura de Fanazul, la fábrica estatal de pólvora y explosivos, junto al presidente Alberto Fernández; el jefe de Gabinete, Agustín Rossi; y el titular de Fabricaciones Militares, Iván Durigón. (Télam)

“Está claro esto hoy es un día de fiesta e importante”, dijo el ministro al destacar que, para la ciudad bonaerense, “Fanazul uno de los símbolos” y “una de las empresas casi históricas”.

El funcionario indicó que la reinauguración que se dio hoy en un acto en la puerta de la unidad productiva, implica “una recuperación importante” y una “muestra de que se progresa, se avanza, se dan puestos de trabajo, y se produce”.

También destacó la historia de Fabricaciones Militares, y el momento en el que nació la unidad productiva.

“Se desarrolla a fin de la Segunda Guerra Mundial, luego de pasar una serie de carencias, de falta de materiales, producto del conflicto, con una Argentina que no estaba endeudada, al contrario, no podía cobrar porque nadie podía pagarle sino con algunos bienes”, comentó.

Dijo que de aquel “momento quedó la idea de que un país tiene que tener una producción propia, un nivel de desarrollo de su infraestructura productiva, una densidad industrial, que permita desarrollar el valor agregado a la producción natural, que permita desarrollar la ciencia y la tecnología, y que permita aprovechar los recursos de los y las argentinos”.

“Eso quedo claro en aquel momento”, dijo y agregó: “Cambió el mundo, cambio el país, lo cierto es que siempre hubo dos grandes posiciones; una que veía la importancia del valor agregado, de la industria integrada, del fortalecimiento del mercado interno como una herramienta, y otra que ponía menos acento en eso, que pensaba que todo lo que pudiera tener algún número negativo no valía la pena hacerlo”.

En esa línea, aseguró que esta postura es la que “llevó al cierre y la destrucción de Fanazul, la idea de que no hacía falta, ni tener una industria nacional importante ni una producción para la defensa nacional e integrada”.

El ministro destacó “la recuperación de algunas de las muchas capacidades de Fabricaciones Militares, que ha tenido históricamente, fundamentales para la producción, para la defensa”.

En ese sentido, dijo que eso es clave “tanto para la defensa del país, como para la producción y estimulo de la pequeña y mediana empresa con la que se asocia y con la cual pone valor agregado, tecnología, ciencia, innovación al servicio de la producción nacional”.

“Ese es un paso importante que damos con esta inauguración, que tiene una característica, es una producción que ya está colocada, el Mastermix se exporta todo lo que produzcamos, vamos a tener no menos de 78 toneladas por mes para exportar, por esos ingresos vamos a reinvertir”, adelantó.

Dijo además que se trata de tener “una visión clara y real del mundo en que vivimos de la necesidad de lo que planteo el presidente, la directiva de la defensa nacional, que no es agresiva que es defensiva, que es cooperativa pero que es autónoma, en un mundo que es interdependiente, debemos fortalecer la autonomía y esto que hacemos hoy es fortalecer esa autonomía”.

“La autonomía tiene que ver con la capacidad de disuasión, y una estrategia defensiva es una estrategia que tiene que tener una capacidad de disuasión para que ningún Estado intente avasallarnos o ponernos condiciones que afecten la vida, la libertad, la riqueza y el bienestar de nuestra población”, dijo.

En ese marco, explicó que “ese es el sentido de la defensa” y que por eso “insistimos en que Argentina tiene que tener Fuerzas Armadas dignas de tamaño de su territorio y del valor de su población y eso requiere un desarrollo en todos los planos”.

“Por todo eso, hoy es un día de fiesta, para Azul y para toda la producción nacional y de fiesta para el desarrollo de la defensa nacional”, remarcó.

Durigón, por su parte, celebró la reapertura y dijo que “es un día de alegría no solo para el trabajador que pudo recuperar su trabajo, el que pudo volver a su casa a decir tengo un salario, estabilidad, sino que además, es un día de gloria para la industria nacional y para la defensa”.

“Señores y señoras reabrimos Fanazul”, dijo emocionado el titular de Fabricaciones Militares tras recordar que el procesos de reconstrucción que se inició en 2020, cuando el entonces ministro de Defensa, Agustín Rossi les pidió reabrir la unidad productiva, un tiempo antes de la pandemia de coronavirus.

“Encontramos la fuerza que nunca paró. La fuerza de los y las trabajadoras de Fanazul, empezamos a descubrir donde estaba la esencia de la reapertura de la fábrica, y empezaron a aparecer las inversiones”, celebró.

Fanazul reabrió sus puertas hoy, a cinco años del intento de cierre que impulsó la administración de la exgobernadora bonaerense María Eugenia Vidal con el despido de más de 200 empleados, situación que la convirtió en un caso emblemático de lucha por los derechos de las y los trabajadores.

Durante la gestión de Fernández, Fabricaciones Militares volvió a orientar su estrategia productiva y comercial hacia el suministro de productos de alta calidad destinados a la minería.

A partir de esta decisión fueron aprobados los proyectos estratégicos, y para la reactivación se ejecutó una inversión de más de cinco millones de dólares y se prevé una inversión total estimada, entre 2020 y junio 2023, de seis millones y medio de dólares.

genteba