Cafiero ante Cepal: “La integración latinoamericana no es sólo una bandera, es supervivencia”

Cafiero ante Cepal: “La integración latinoamericana no es sólo una bandera, es supervivencia”

El canciller Santiago Cafiero sostuvo hoy que “la integración latinoamericana y caribeña no es sólo una bandera política o una cuestión de identidad, es supervivencia” en un contexto de retroceso de la globalización y un repliegue de los bloques regionales. (Télam)

También indicó que los países de América Latina y el Caribe tienen “herramientas para superar esta coyuntura” marcada por las secuelas de la pandemia y la guerra entre Rusia y Ucrania.

Cafiero habló en el panel de cierre en la tercera jornada de la Asamblea de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) que se desarrolló en el Centro Cultural Kirchner (CCK) de la ciudad de Buenos Aires.

El ministro de Relaciones Exteriores resaltó los “tres días de intenso trabajo” en el 39° período de sesiones del organismo y ponderó la presentación del documento “Hacia la transformación del modelo de desarrollo de América Latina y el Caribe”, que describió “el contexto que nos azota, las consecuencias de la pandemia y la guerra entre Rusia y Ucrania, la crisis ambiental y el debilitamiento de la globalización”.

Al respecto, Cafiero señaló que la región enfrenta “brechas históricas” en materia de desigualdad, producción y género, “que se suman a las problemáticas actuales”.

En ese contexto, valoró “la hoja de ruta que plantea la Cepal” que, a su juicio, “no puede ser más actual” y que no se limita a describir la situación, sino que también presenta “propuestas e iniciativas para superar la crisis”.

Por tal razón, sostuvo que “los latinoamericanos y caribeños tenemos herramientas para superar esta coyuntura y generar el conocimiento necesario y así superar todos los avatares”.

Cafiero ratificó lo señalado en la apertura de la Asamblea al señalar que “la Cepal nunca fue un órgano tecnocrático, sino que desafió y se desafió en las coyunturas más interesantes” y remarcó la importancia del diálogo, “que enriquece no solo el debate sino también las proyecciones que hagan que la región transite el camino de desarrollo económico con justicia social”.

Asimismo, destacó la abundancia de recursos naturales en los países de la región, pero llamó a no limitarse a la producción de materias primas o productos de escaso valor agregado sino a incorporar capacidad y conocimiento, al tiempo que indicó que en la región “también podemos aportar tecnología”.

En ese orden, señaló la existencia del “triángulo del litio” (Argentina, Bolivia y Chile cuentan con el 56% de las reservas mundiales de ese mineral), pero puntualizó que es necesaria la cooperación de toda la región para su producción y comercialización.

Cafiero resaltó que la región tiene un “activo” destacable como ser “una zona de paz” y subrayó la importancia del respeto a la Democracia y los Derechos Humanos, instando a desterrar los “discursos del odio”.

En varios pasajes de su alocución, el ministro de Relaciones Exteriores enfatizó la importancia de la cooperación y la colaboración intrarregional, y en ese aspecto tuvo una mención en particular a la necesidad de la integración de América Latina y el Caribe, más allá de las identidades políticas de los gobiernos de cada país.

“La integración latinoamericana y caribeña no es sólo una bandera política o una cuestión de identidad, es supervivencia”, resaltó el canciller, en tanto reiteró el mensaje “que se hizo muy común en los inicios de la pandemia”, en referencia a que “nadie se salva solo”, tal como señaló en varias ocasiones el Papa Francisco.

Por su parte, el secretario ejecutivo de la Cepal, José Manuel Salazar, aseguró que “se perfila la certeza que (los países de la región) transitamos rumbo a una década perdida”, con una caída del Producto Bruto Interno (PBI) global similar a la de la depresión de la década del ’30.

“Esta realidad da cuenta de importantes choques externos, pero también de nuestras deficiencias en la instrumentación de políticas públicas”, advirtió Salazar.

Asimismo, puntualizó que el objetivo de los países de la región “no puede ser darnos por satisfechos con volver a la situación previa a la pandemia”, sino que, además, “se trata que avancemos y seamos sociedades inclusivas”.

En tanto, el alto representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión Europea y vicepresidente de la Comisión Europea (CE), Josep Borrell, sostuvo que “este es el momento más apropiado para relanzar la relación entre la Unión Europea y la región de América Latina y el Caribe”, una tarea que juzgó como “prioritaria” para los países del viejo continente.

“Construyamos juntos, porque es tanto lo que nos une que no podemos construirlo por separado”, planteó, al tiempo que les transmitió un mensaje a los representantes de los países que integran la Cepal: “Permítanme que se los diga, pero su presión fiscal es demasiado baja”.

El principal responsable de la diplomacia europea advirtió que “el mercado produce mercancías, pero no garantiza derechos, que sólo pueden ser garantizados por la acción pública a través de dos vías: impuestos y regulación”.

genteba