Piden informes por la construcción de un edificio en una plaza en CABA

Piden informes por la construcción de un edificio en una plaza en CABA

Barroetaveña evaluó que la plaza “se verá afectada considerablemente si se continúa con la construcción.

El legislador porteño Matías Barroetaveña (FDT) solicitó información sobre la obra que una empresa constructora ejecuta en la Plaza Malaver, que tiene la particularidad de ser un espacio público que tiene en dos de sus cuatro esquinas un conjunto de viviendas.

El legislador porteño del Frente de Todos (FDT) Matías Barroetaveña presentó este martes un pedido de informes al Ejecutivo de la Ciudad de Buenos Aires para conocer los detalles técnicos respecto de la obra de construcción de un edificio en una plaza de Villa Ortúzar, que generó el rechazo de los vecinos que se oponen a la pérdida de espacio verde.

En su requerimiento, Barroetaveña solicitó información sobre la obra que una empresa constructora ejecuta en la Plaza Malaver, que tiene la particularidad de ser un espacio público que tiene en dos de sus cuatro esquinas un conjunto de viviendas que están en pie desde hace décadas y que pertenecen, en algunos casos, a dueños particulares y, en otros, al Estado porteño.

Sobre la intersección de Heredia y Girardot hay cuatro casas, una de las cuales -la que da a la plaza- fue vendida y su nuevo propietario proyectó la localización del edificio de departamentos de siete pisos y unos 24 metros de altura que ya se publicita en la web de la empresa constructora como un sitio “con vista a la plaza” y con “un local gastronómico en la planta baja para compartir”.

Puntualmente, el legislador del FDT pidió datos acerca del pedido de permiso de la obra en la plaza ante la Dirección General de Registro de Obras y Catastros, así como también sobre las características del proyecto, como “el carácter, la altura máxima y el plano límite, superficie de pisada, tipología y constructibilidad total“.

También consultó si “el Gobierno de la Ciudad ha presentado actuaciones para considerar la compra-venta de las parcelas de dicha manzana a fin de lograr consolidar la urbanización parque Plaza Malaver”.

“Entendemos de la importancia de conservar la identidad del barrio y del lugar en cuanto a la preservación de la escala barrial generando edificaciones con alturas en proporción a su entorno, y de la importancia de preservar el espacio público no sólo como espacio de encuentro, sino también como espacio verde y a nivel paisajístico”, indicó el legislador.

En ese sentido, evaluó que la plaza “se verá afectada considerablemente si se continúa con la construcción de las edificaciones previstas, tanto en su asoleamiento como por la generación de medianeras de 24 metros de altura”.

La Plaza Malaver era un terreno en el cual coexistían, separadas por un alambrado, las canchas de dos clubes rivales de la zona, La Paternal y Gutenberg, hasta que ambas instituciones se mudaron a otro lugar y abandonaron ese espacio que, al quedar mayormente vació, se transformó en un espacio verde que fue oficialmente inaugurado en julio de 1940.

Los vecinos se enteraron del proyecto inmobiliario a mediados de septiembre, cuando la antigua casona fue tapiada y demolida y en uno de los frentes se colocó el aviso de obra por parte del Gobierno de la Ciudad, por lo que se congregaron en la plaza para compartir opiniones. Télam

genteba