Bolsonaro y Macri son parte del mismo reality show político

Bolsonaro y Macri son parte del mismo reality show político

Bolsonaro busca el juicio de destitución para los miembros de la Corte, mientras que Macri busca el auxilio de la Justicia adicta y la Corte, para no pagar por sus delitos.

El último domingo, el senador derechista Jorge Kajurú divulgó una conversación que tuvo con el presidente Jair Bolsonaro en la cual el jefe del Estado dice que es necesario buscar el juicio de destitución de los miembros de la corte para neutralizar las investigaciones en su contra. Por El Porteño

¿Hay algún parecido con la realidad de la Argentina de hoy o de los años en los que gobernó el macrismo?.

El plenario del Supremo Tribunal Federal debe votar este miércoles si ratifica la apertura de la comisión del Senado para investigar al Gobierno de Bolsonaro.

¿Algún Garavano o Bertol cerca que llame a la OEA para denunciar la baja calidad institucional que sufre la República Federativa del Brasil?

Ni se compara a la calidad política e institucional que le imprimió el nuevo Gobierno de Alberto Fernández a la República Argentina a partir de 2020, con la plena vigencia del estado de Derecho, el respeto a la división de poderes y a las Instituciones democráticas de la República. El restablecimiento de derechos y el cumplimiento de la palabra empeñada durante la campaña electoral, se ha podido verificar desde que asumió hasta hoy.

Lo que sucede es que a la Argentina, la gobernó durante cuatro años, un régimen parecido al de Jair Bolsonaro, en donde dominó el lawfare y las fake news para llegar al poder, hacer negocios, fugar capitales, crear más pobreza, perseguir a los opositores para perpetuarse en poder, contar con una Justicia adicta y medios de comunicación que le taladren la cabeza a la socierdad, fabricando las mentiras que sean necesarias y acorde con el reality show, para poder así gobernar a gusto y piacere.

El presidente Jair Bolsonaro afirmó este lunes que es necesario “restablecer el derecho” de circulación en Brasil. Por lo que convocó a sus seguidores a “prepararse”, y acusó a gobernadores que decretan cuarentena de “prototipos de dictadores”, tras repudiar la comisión investigadora que el Senado prepara sobre la gestión de su Gobierno en la pandemia.

En la Argentina, Mauricio Macri durante un reportaje televisivo con la señal que lo acompaña políticamente, aseguró Macri: “Los jueces tienen que saber que buscamos la verdad o buscaremos otros jueces que nos representen”. Es decir: si los jueces no buscan la verdad que nosotros buscamos imponer, buscaremos a los jueces que sí lo hagan. Y así lo hizo. Presionó a los jueces independientes, los intimaba a jubilarse para no iniciarles juicio político, tal como lo hizo el ex ministro de Justicia, Germán Garavano con el exjuez Carlos Rozanski, quien dejó al exministro totalmente expuesto en una grabación que el exjuez le realizó en su propio despecho. Cabe redordar en ese sentido, que el mismo Macri aseguró: “Tenemos 230 jueces nombrados, los mejores de los concursos”. Pero poco después se descubrió que muchos no eran los mejores, sino los amigos que terminaron figurando muy abajo en los concursos y no entre los primeros lugares, sin embargo terminaron nombrados.

El dictador Bolsonaro acusa y llama dictadores a quienes no comparten su modo de pensar y gobernar.

Igual que hizo y hacen los libertarios del macrismo en la Argentina.

Ahora que es oposición, acusa al oficialismo de antimdemocrático, cuando fue justamente Macri y su gobierno mediático, empresario y judicial, quienes le mintieron a la sociedad, ayudado desde adentro y desde afuera por “La Embajada” y el FMI, avasallando las instituciones.

Por estos días se debate en la Argentina, la asidua visita que realizaban algunos Jueces y camaristas íntimos amigos de Macri, tanto a la Casa Rosada como a la Quinta presidencial de Olivos, con la excusa de que eran visitas de cortesía y deporte, pero resulta que los magistrados eran los responsables de intervenir en causas que involucraban a la entonces oposición. Un mamarracho político-jurídico impensable y nunca visto en democracia.

La declaración del presidente de Brasil ocurre en medio del escándalo surgido porque el domingo el senador derechista Jorge Kajurú divulgó una conversación que tuvo con Bolsonaro en la cual el jefe del Estado dice que es necesario buscar el juicio de destitución de los miembros de la corte para neutralizar las investigaciones en su contra.

Algo parecido de lo que está haciendo Macri en la Argentina, aún con poder en el llano, presionando a los jueces que pretenden actuar independientemente y tramando jugadas políticas y mediáticas para convencer nuevamente a la ciudadanía que sufre ataques de venganza política por parte del oficialismo. Algo a todas luces falso, mentiroso y cruel.

Porque quien no tiene nada que ocultar, nada teme ante la Justicia.

Aunque hay que aclarar que Macri tiene a una parte de la Justicia, incluída la Corte, que opera, lo apoya y se calla la boca para que no caiga preso. Igualmente tiene un blindaje mediático pocas veces visto.

Las mentiras que fabrican los grandes medios de incomunicación en la Argentina, caen unas tras otras al ser descubiertas por otra parte de la Justicia o de quienes atentamente observan con detalle lo que se dice y se publica y lo denuncian oportunamente. No obstante, las fake news se vuelven a reiventar como por arte de magia, como se reeditan las historias en un reality show.

Macri y su gobierno no sólo destruyó la política y la economía Argentina, sino que falseó deliberadamente su ideología, su pensamiento, su verdadero ser, para convencer al electorado con promesas que sabía de antemano que nunca iba a cumplir.

Lo trágico de todo esto es que su discurso y el de toda la oposición no cambió para nada. La oposición que fracasó en las urnas, persiste con un argumento que llevó a la Argentina al fracaso y al desastre-socio económico que hoy se ve agravado por la pandemia de coronavirus.

Juntos por el Cambio no cambió nada, es el mismo reality show político, mediático y judicial que gobernó de 2015 a 2019 y que hoy tiene a uno de sus máximos exponentes próximo a ser nominado, igual que Bolsonaro en Brasil.

genteba