Detuvieron al marido de Carolina Píparo por tentativa de homicidio

Juan Ignacio Buzali fue detenido en la tarde del viernes, imputado por la fiscal de la causa de intentar matar en la madrugada del 1 de enero a dos motociclistas a los que atropelló y abandonó, creyendo que se trataba de delicuentes que habían robado a su mujer.

Detención del marido de Carolina Píparo

Juan Ignacio Buzali, el esposo de la diputada bonaerense Carolina Píparo, fue detenido la tarde del viernes como acusado de intentar matar a dos motociclistas a los que atropelló al creer que eran delincuentes que acababan de robarle a su mujer durante la madrugada del 1 de enero último en La Plata, informaron fuentes judiciales y policiales.

A su vez, en la mañana del vierness comenzó el peritaje toxicológico que determinará si el ahora imputado consumió alcohol o drogas al momento del hecho, al tiempo que se realizaron allanamientos en busca de seis sospechosos del asalto, aunque sólo fue identificado uno, que tiene 14 años y es inimputable.

La aprehensión de Buzali (47) fue dispuesta por la fiscal de la causa, María Eugenia Di Lorenzo, quien le imputó el delito de “doble homicidio en grado de tentativa” en base a elementos surgidos, entre otras medidas de prueba, de material fílmico, testimonios y peritajes a los vehículos involucrados.

Juan Buzalli detenido, acusado de homicidio en grado de tentativa contra dos jóvenes.

Según las fuentes, la detención fue llevada a cabo por personal de la Policía bonaerense en el domicilio particular de Buzali, en el country Grand Bell de la localidad platense de City Bell, tras lo cual, el sospechoso fue trasladado a la sede de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) La Plata.

Indagatoria

Los mismos voceros añadieron que el acusado fue revisado la noche del viernes en el Cuerpo Médico policial y será llevado el sábado a las 10 ante la fiscal Di Lorenzo para ser indagado.

Una fuente cercana a la investigación precisó a Télam que “fue clave la pericia planimétrica accidentológica y un video que demuestran que Buzali embistió a los motociclistas desde atrás de lleno”.

“Fue una embestida adrede, dolosa, de lleno, en la mitad del auto a la moto”, remarcó la fuente.

Si bien la fiscal valoró una serie de videos, hay uno que la fuente reconoció que fue contundente sobre la mecánica empleada por Buzali para embestir a los motociclistas.

Por su parte, Rodolfo Baqué, uno de los abogados del menor embestido, dijo a Télam que se siente “satisfecho” con la detención de Buzali ya que consideró que “tiene que estar en la cárcel donde están los homicidas en grado de tentativa”.

El letrado también apuntó contra Píparo al sostener que la legisladora cometió “falso testimonio” al declarar anteayer como testigo ante la fiscal Di Lorenzo y que montó una “campaña de encubrimiento mediática” para cubrir a su marido.

“Mientras ella acusaba a dos inocentes por televisión, nosotros estábamos buscando las pruebas”, indicó Baqué, quien recordó que él presentó ayer en fiscalía un video “esclarecedor” y que también había pedido el cambio de carátula.

“Fue una embestida adrede, dolosa, de lleno, en la mitad del auto a la moto”, señaló una fuente judicial.

En tanto, los voceros adelantaron a Télam que los resultados del peritaje toxicológico a Buzali estarán listos la semana que viene y serán entregados a la fiscal Di Lorenzo.

De acuerdo a las fuentes, también se hará una espectrofotometría gaseosa para determinar la existencia de químicos como drogas o psicoactivos.

La extracción de sangre a Buzali se realizó el 1 de enero a las 19, casi 16 horas después de embestir a los dos motociclistas en La Plata.

En ese sentido, Martín De Vargas, abogado de Lavalle, explicó a Télam que “desde el momento del hecho, a las 3 de la mañana, hasta la extracción, a las 19 horas, Buzali puede haber tomado litros de agua, haber corrido para eliminar alcohol mediante transpiración o puede haber ingerido un laxante”.

“Las drogas permanecen más tiempo en el organismo que el alcohol. El proceso de eliminación de cocaína, algún ácido o psicofármaco es más lento que el del alcohol, que es el más fácil de eliminar”, añadió.

Allanamientos

Por otro lado, personal de la DDI La Plata realizó siete allanamientos simultáneos para dar con seis sospechosos del robo cometido contra Píparo, aunque sólo se pudo localizar a un adolescente de 14 años ya que los cinco restantes, mayores y menores, no estaban en sus domicilios de Berisso y la capital bonaerense.

Píparo montó una “campaña de encubrimiento mediática” para cubrir a su marido, según el abogado de los jóvenes.

En el procedimiento realizado en su vivienda, los efectivos de la DDI le incautaron una moto Honda Twister robada la noche del 31 de diciembre, prendas de vestir y dos cargadores de arma, por lo que la policía cree que el joven forma parte de una banda que se dedica a cometer robos.

Esos procedimientos se realizaron en el marco de la causa en la que se investiga puntualmente el robo de 6.000 pesos y el celular de Píparo, cometido por “motochorros” durante la madrugada de Año Nuevo cuando, junto a su marido, se disponía a llevar a su suegro a su casa tras los festejos de Fin de Año.

Pero, en paralelo, la fiscal Di Lorenzo abrió otra causa por la secuencia posterior a ese hecho, que es cuando Buzali, a bordo de un Fiat 500L y junto a Píparo, embistió a dos motociclistas a los que creyó delincuentes y les produjo lesiones.

Esos jóvenes, Lavalle y el adolescente de 17 años, resultaron ajenos al hecho de robo y se convirtieron en particulares damnificados en ese expediente.

Píparo denunció haber sido asaltada por “motochorros” la madrugada del 1 de enero último en la calle 47, entre 15 y 16, en momentos en que iba con su esposo a llevar a su suegro a su casa.

Según la legisladora de Juntos por el Cambio, tras ello y cuando se dirigía con su esposo a realizar la denuncia a bordo de su Fiat 500L, volvieron a ser interceptados por los que creyeron que eran los mismos “motochorros” que los habían asaltado, por lo cual embistieron a una de las motos en las calles 31 y 28 y luego escaparon del lugar.

La pareja se alejó en el auto sin asistir a los dos jóvenes que tripulaban la moto y que quedaron heridos.

Al respecto, De Vargas reiteró hoy a esta agencia que los videos incorporados a la causa tomados en la cuadra del choque demuestran que “hubo una intención dolosa y manifiesta de embestir y cazar” a los motociclistas.

“Ella declaró haber sido perseguida y encerrada por las motos. En los videos, se ve que pasa un grupo de dos motos que no estaban con el grupo de mi cliente, y luego el grupo de siete motos que eran los chicos. Luego, se ve el auto que va a altísima velocidad detrás de los chicos y acelera a fondo para impactarlos”, añadió. Télam

Para la jueza que dispuso la detención, Buzali evidenció “desprecio por la vida ajena”

El “desprecio por la vida ajena”, la persecución a “alta velocidad” de los motociclistas a los que embistió, la “falta de asistencia” a los heridos y “la intención de ocultar su participación en el suceso”, fueron los elementos que valoró la Justicia a la hora de ordenar el arresto de Juan Ignacio Buzali, marido de la legisladora bonaerense Carolina Píparo.

En el fallo en el que dispuso el arresto, al que Télam tuvo acceso, la jueza de Garantías platense Marcela Garmendia detalló los diversos elementos que tuvo en cuenta para avalar el pedido de arresto de Burzali (47), formulado por la fiscal de la causa, María Eugenia Di Lorenzo.

“Tanto los testigos oculares del hecho como también la prueba pericial agregada, demuestran el desprecio de la vida ajena y la representación del resultado muerte, en la conducta asumida antes, durante y después del hecho, por el conductor del Fiat 500L”, consideró la magistrada en referencia a Buzali, tras valorar los testimonios, los videos y las pericias planimétricas incorporados a la causa.

Garmendia destacó que el marido de Píparo persiguió “a gran velocidad y por varios metros a las víctimas” cuando se desplazaban en moto “por delante” de su auto y que “en franca desprotección frente al mismo y cuando los tuvo a su alcance, pudiendo realizar otra maniobra, embistió sorpresivamente con la parte delantera de su automóvil y más precisamente en su sector medio, la zona trasera del motovehículo colisionado” en el que iban los jóvenes Luis Levalle (23) y un adolescente de 17 años, que sufrieron heridas.

“Lejos de detenerse, llamar a la policía y preocuparse por los jóvenes a los que atropelló, huyó del lugar a gran velocidad, arrastrando consigo la moto antes embestida, no mostrando interés respecto a si alguno de los sujetos pudiera haber quedado atrapado debajo del vehículo, demostrando con ello un total desprecio por el resultado de su accionar, quedando ello de manifiesto, no solo con la falta de asistencia a los sujetos que arrollara, sino también por haberse dado a la fuga del lugar, todo ello con la intención de ocultar su participación en el suceso”, agregó la jueza.

Para Garmendia, Buzali pudo “haber optado por dejar ir a los motociclistas que estaban en movimiento que siguieran su camino o en su defecto girar en alguna intersección, pero lejos de ello decidió seguirlos y sin importar las consecuencias”.

“Así el conductor no puede basar su accionar en un supuesto riesgo de vida, toda vez que en ningún momento las motos rodearon al vehículo, sino que de acuerdo al cúmulo de pruebas reunidas, éstos siempre estuvieron delante del mismo, con posibilidad, reitero, de realizar otra maniobra como ser pasar entre las motos o en su caso retroceder”, remarcó en la orden de detención.

La magistrada valoró los dichos de testigos que refirieron que la moto embestida quedó “enganchada debajo del sector delantero del automóvil” de Buzali, aunque “sin importar dicha circunstancia, su conductor emprendió la fuga del lugar arrastrando el rodado menor mientas éste desprendía chispas por el roce con el asfalto – particularidad que no podía pasar inadvertida por los ocupantes del automóvil- por una distancia aproximada de trescientos metros”.

“Durante dicho trayecto, a su vez, golpeó a dos vehículos que se encontraban estacionados, hasta llegar a la arteria 22 entre 37 y 38, donde se desprendió del motovehículo”, tras lo cual “continuó su huida del lugar de los hechos hasta arribar a las calles 12 entre 53 y 54 de esta ciudad”, precisó en el escrito.

genteba