Los retornos de Carrió y la farsa opositora

Los retornos de Carrió y la farsa opositora

Giambattista Vico (1668-1744)- “Corsi e ricorsi”: la historia no avanza de forma lineal, impulsada por el progreso, sino en forma de ciclos que se repiten en una espiral contínua en la que todo regresa, aunque no en el mismo formato ni de la misma forma. Ahora, ayudados por las fake news y el lawfare, como una falsa propuesta, como una de las mayores farsas de estos últimos tiempos, en la que todo pasa por las redes sociales y los medios y la Justicia queda para los podersos. Por El Porteño

La líder de la Coalición Cívica anunció que será candidata en las elecciones legislativas del año próximo en la provincia de Buenos Aires y no descartó su postulación para la gobernación del distrito en 2023.

En los Intendentes de Juntos por el Cambio y en la oposición en general, ya hay más que sorpresa, desconcierto y discusiones al respecto. El poder agita y potencia los individualismos.

Para Carrió, como para el resto del frente opositor de Juntos por el Cambio, el precio de la palabra vale cero o millones. Depende de qué lado del mostrador se ubique el militante agrietador. O de los dos, según se pudo comprobar durante los últimos 4 años de desgobierno y estafa mediática, económica y política macrista.

Seguramente, sólo en su cabeza, y en la de sus acólitos defensores y socios políticos, descansa el espectro republicano del que tanto hace referencia y que la impulsa a manifestarse de manera tan disímil, extravagante y profética: “A mí, Dios se me apareció dos veces… en ambas ocasiones, Dios me pidió que fuera presidenta” (Elisa Carrió-2007). Se deduce que ahora le habría pedido que fuera candidata en la Provincia de Buenos Aires.

Dice defender las Instituciones de la República, pero se la registró en televisión admintiendo, ante un periodista (que acostumbraba a descubrir supuestas evidencias contra Cristina Kirchner, mientras corría por Palermo) que hacía contra inteligencia ilegal para ensuciar a Aníbal Fernández y al peronismo. Y, aparentemente, por lo que se dice en la Justicia, así lo hizo.

Todos recuerdan en 2009 cuando tuvo que pedirle perdón en la justicia a un ex político que ahora también se encuentra un tanto turulo y descarrilando en su relato.

A principios del 2020, la exlegisladora renunció a su banca en la Cámara de Diputados. Ahora, la cofundadora de Cambiemos, Elisa Carrió, anunció “Voy a ser candidata en el 2021 en la provincia de Buenos Aires. Yo estoy dispuesta que salgamos a la libertad”, sostuvo anoche la exdiputada en declaraciones al operador político de turno en el cable Todo Noticias (TN).

En ese sentido, Carrió afirmó: “Para limpiar la provincia no descarto ser candidata a gobernadora en el 2023”. (Quizá interpretamos mal y lo que quiere es quedarse con Covelia en la Provincia.)

De esta manera, se desdijo respecto de lo que había formulado el 12 del mes pasado, cuando, en una entrevista periodística cuyos principales fragmentos replicó luego a través de las redes sociales, había señalado que no iba a competir por cargos públicos.

“No voy a ser candidata. Dependo de mi consciencia, no de los votos. Muchos me respetan por mi coherencia”, había indicado en diálogo con La Nación +.

A principios de 2020, la exlegisladora renunció a su banca en la Cámara de Diputados mediante una carta dirigida al presidente de la Cámara Baja, Sergio Massa, donde manifestó su “decisión irrevocable” de dejar su cargo a partir del 1º de marzo de este año.

Al comunicar esa decisión, la dirigente de la Coalición Cívica y cofundadora de Cambiemos aseguró: “El año que viene no estaré más en política”. Todos creyeron entendender que no se refería sólo a este año. Pero, al parecer, se equivocaron.

Carrió habla de que la vicepresidenta Cristina Fernández pretende lograr su impunidad, pero resulta que los que más impunidad han demostrado tener hasta ahora, son ella y los ex funcionarios del gobierno macrista, incluído Mauricio Macri.

No pararon de mentir durante 4 años, sino que todavía gozan de la impunidad que les brinda el partido mediático judicial que les juega a favor, y embisten no sólo contra el peronista, sino contra toda la sociedad en su conjunto. Porque han convencido a un importante número de desprevenidos, interesados y simuladores, a través de las fake news y el lawfare, de que defienden los interes del país. Pero en realidad no les importa más que su propia ideología, su propio bienestar y sus propios intereses. Que no son, ni por casualidad, los mismos intereses del conjunto de la sociedad.

Si fuera así (y esto es para los que se llenan la boca hablando de Soberanía Territorial y Nacional) Joe Lewis, (amigo personal del líder del PRO, el anticarismático y mentiroso serial, Mauricio Macri) ya no estaría en suelo argentino, por ejemplo. O quienes, de un modo u otro, permitieron que se fugara todo el dinero prestado por el FMI que no sirvió para nada, estarían dando explicaciones ante una verdadera Justicia. Que hoy por hoy, no existe para todos, sino para algunos.

Da lo mismo lo que haga o deje de hacer Carrió, se presente o no. Da lo mismo diga lo que diga. Mintió y va a seguir mintiendo y fabricando noticias falsas, chivos, morsas, pescado podrido o inventando fábulas con odio agrietador.

La oposición que ella integra, va a seguir siendo lo que fueron y lo serán por siempre, una farsa, una estafa política y moral a todo el pueblo argentino, de principio a fin. A no olvidar.

Llegaron mintiendo, se fueron mintiendo y continúan en la misma postura porque no pueden desdecirse. Iría en contra de sus propios intereses y privilegios, obviamente, opuestos a los de la inmensa mayoría de la sociedad.

Si Carrió logra regresar, no es por amor a la República, es pura y exclusivamente por y para ella.

genteba