Incapacidad y cinismo: Macri dijo que perdió “la capacidad de escuchar” las demandas de la sociedad

Incapacidad y cinismo: Macri dijo que perdió “la capacidad de escuchar” las demandas de la sociedad

Macri cuestionó ayer al presidente Alberto Fernández por su política de salud frente al coronavirus, por prolongar la cuarentena, y a la Vicepresidenta, porque cree que gobierna el país desde el Senado.
Por El Porteño

Pero la realidad es que todavía no asimila o no quiere entender que perdió las elecciones por su propia incapacidad para gobernar, algo que comparte con las corporaciones económicas-mediáticas y judiciales que no ven, o no quieren ver, que la inmensa mayoría del pueblo argentino quiere en democracia, otra forma distinta de gobernar.

La sociedad no soporta más al neoliberlismo, ni el engaño, las mentiras y las falsedades de los medios y sus periodistas que sostienen a los poderes fácticos y sus negociados. Ni a la Justicia que pretende aplicar las leyes mantiendo sus ojos vendados acomodándose, con cada tiempo político, para el lugar que más le conviene. Por eso es urgente una reforma judicial, porque jueces probos y honestos no abundan por estas tierras.

En su primera entrevista con el diario opositor Clarín, uno de los sostenes de Macri, el “Ex” también cuestionó las protestas frente al domicilio de Cristina Kirchner -para quedar bien con la democracia o más, como una suerte de arrepentimiento después de haberlas impulsado.

El “Ex” admitió que durante su Gobierno cometió errores como “no decir el estado en que se encontraba el país” cuando asumió Cambiemos y que en diciembre de 2017 perdió “la capacidad de escuchar” las demandas de la sociedad porque se puso “a la defensiva”, a la vez que criticó la política oficial para enfrentar la pandemia del coronavirus.

Además, “sostuvo que no se ve como candidato para las elecciones legislativas del año próximo”. (Nosotros lo vemos en otro lugar. Con más sombra y acompañado por sus socios y amigos.

También negó que desde la Agencia Federal de Inteligencia /AFI) se hayan promovido acciones de espionaje ilegal: “Nunca existió una orden de hacer ningún tipo de espionaje”, aseveró en la entrevista.

Con esta negativa en realidad está admitiendo que estaba al tanto de todo. Si supuestamente sabe lo que no sucedía, también sabe lo que sí sucedía. No obstante, lamentablemente para él sus referentes en la ex AFI, Arribas y Majdalani, las investigaciones y las pruebas encontradas dicen todo lo contrario.

El Ex no para de exhibir su cinismo y continúa mintiendo al señalar que “Yo podía contar lo que pasaba o expresar un optimismo por lo que se podía lograr y elegí lo segundo. Con el diario del lunes, creo que me equivoqué porque después se sucedieron los esfuerzos y la ciudadanía se fue agotando, especialmente la clase media empezó a sentir que el esfuerzo no terminaba nunca y no era lo que yo había generado”.

Macri también evocó: “Aquel diciembre de 2017, después de una elección increíble asistimos a un espectáculo terrible: el massismo se juntó con el kirchnerismo, colapsaron la sesión (por la reforma previsional), 10 toneladas de piedra (lanzadas por manifestantes), y aunque salió la ley nos pusimos en una situación defensiva, y dejé de salir a explicar”.

Macri miente porque continúa sin explicar por qué no cumplió su promesa de campaña de no modificar aquello que estaba bien o que no le iba a quitar sus derechos a los jubilados, ni nada a nadie, pero hizo todo lo contrario, y encima se queja. ¿Que quería que lo aplaudieran?. Sigue estando muy equivocado. NO sirve para goberna, ni para espiar.

Pasaron cosas”, “o te la debo”, era su explicación erudita.

“Tuve que vetar leyes que no ayudaban (no lo ayudaban a él o a sus socios o amigos) y ahí ya el modo defensivo me llevó a perder la capacidad de escuchar. (Se volvió sordo). Dejé de explicar por qué estaba pasando cada cosa y esa situación hizo que gran parte de la sociedad dijera ‘esto no va más’ y recién recuperé la capacidad de escuchar en las últimas marchas que hice, pero ya era tarde”, continuó. (Cinismo puro)

Macri recordó las elecciones PASO del 11 de agosto del año pasado y dijo que “fue tremendo; porque la gente vio que el esfuerzo no daba sus frutos y se volvió al pasado de más pobreza y más problemas”.

La verdad es que la gente -la sociedad en su gran mayoría- vio la realidad de su Gobierno y entendió que los medios le escribian el relato -el mismo libreto neoliberal- lleno de mentiras hacia los Fernández. Lo mismo que hacen hoy, pero más descaradamente. Al fin han tomado su posición política frente a la sociedad en forma más abierta. Dejaron de ser el engañoso periodismo independiente. Apoyan abiertamente al neoliberalismo y a los sectores más poderosos.

Al enumerar otro de sus errores, puntualizó: “Nunca pude haber delegado la negociación política, la dejé en manos de este grupo de gente filoperonista (por Emilio Monzó-Rogelio Frigerio y Sebastián García de Luca)”.

Contentos y agradecidos por la pertenencia deben estar estos referentes que además fueron espiados.

“La vicepresidenta está conduciendo el Gobierno como todos pensamos que iba a suceder. Tiene una agenda propia en la que ella necesita, bloquear, someter a la Justicia”. Lo tragicómico de sus declaraciones es que no sólo tiene un problema de género, sino que no se confirma ninguna de estas afirmaciones. El Ex, sólo repite como loro lo que él aprendio a hacer como “gato”, según su propio relato, durante su paso por la actividad privada y por la pública.

Consultado sobre la frase que dijo al asumir en relación a que su Gobierno fuera juzgado por la evolución de los índices de pobreza, aseveró: “Fue insuficiente. Cuando terminé mi Gobierno había la misma cantidad de pobres que lo que recibimos”.

Macri no solo demostró su incapacidad para gobernar sino que demuestra en cada aparición su verdadera naturaleza, su egoísmo, su falta de humildad y de sensibilidad política y social, su desvergüenza, su cinismo para con toda la sociedad.

Macri y sus acólitos siguen sin hacerse cargo de nada. El país quedó en la peor crisis de los últimos años y él y sus socios y amigos arremeten con críticas al gobierno de Alberto Fernández (y como excusa meten a la Vicepresidenta en el medio) que hace 10 meses que gobierna con crisis económica-social y deuda impagable tomada por el macrismo y con una pandemia mundial. Y como si esto fuera poco, esta minoría, comenzó con la excusa de la cuarentana extendida, a fabricar una campaña desestabilizadora y golpísta, a través de sus marchas antidemocráticas, con demostraciones de intolerancia y violencia, buscando la reacción y el conflicto en la calle, para ver si la Corte se anima en democracia -como lo señalara el diputado Leopoldo Moreau- a sustituir a los otros poderes del Estado, porque a ellos este Gobierno no les viene bien, no les gusta.

Qué tendría que decir la inmensa mayoría de la ciudadanía que tuvo que soportar 4 años de macrismo explítico. Creemos que tendría mucho más para decir que los disparates que se les escucha platear a los convocados con las banderitas argentinas -quiza se piensan que son más patriotas que otros- que pretenden convencer a otros de algo que no sucede. Libertad, República, estado de Derecho, libertad de prensa, todos argumentos que se caen a pedazos por la misma incoherencia macrista de seguir viendo la fantasía que le fabrican los medios hegemónicos.

No hablen más en nombre de la libertad y de la democracia si lo que prefieren es un golpe de Estado porque no soportan un gobierno popular. Son antidemocráticos y golpistas. Y eso lo condena toda la sociedad.

genteba