Los Movimientos Sociales se suman a la Emergencia Alimentaria

Los Movimientos Sociales se suman a la Emergencia Alimentaria

El COVID-19 no da treguas. El virus avanza y en los sectores más humiles y no asalariados de la población se nota el parate económico. Estaba previsto que esto sucedería en algún momento y las medidas económicas de emergencia que fue tomando el gobierno, estuvieron orientadas en ese sentido.

El país no solo está sufriendo el embate del virus, y por consiguiente las consecuencias del aislamiento sanitario, sino que a solo tres meses de la asunción del nuevo gobierno de Alberto Fernández se siguen palpando las consecuencias y el estado en que dejó al país el gobierno de Mauricio Macri.

Sabía el gobierno que el aislamiento iba a provocar que millones de argentinos, trabajadores informales y desocupados entre otros fueran a ser los primeros en sufrir las consecuencias económicas. A estos sectores van orientadas las medidas económicas. La más reciente la de otorgar $10.000 a aquellos que trabajan en negro y que no tienen posibilidad de cobrar ese dinero por medios electrónicos, ya que su vida, el día a día es de manejarse con dinero en efectivo y por lo general para resolver el día a día sobre todo el alimento.

El rol de los Movimientos Sociales

Los movimientos sociales desde el primer momento en que se desató la crisis del Coronavirus y conscientes de esta situación por caminar “el día a día” los barrios más pobres del conurbano bonaerense y del interior del país no se hicieron esperar y comenzaron a hacer conocer sus reclamos y peticiones.

Los líderes de Somos Barrios de Pie, UTEP, La Corriente Clasista y Combativa y el Movimiento Evita están pidiendo una mayor asistencia alimentaria para los comedores barriales para hacer frente al aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Ver más información en infoydata.com

genteba