21 DE ENERO DE 2018 |
Salud

Carolina “Pampita” Ardohain redobla la apuesta y realiza una nueva campaña para Ailyke de la temporada verano 2015.

La producción de fotos fue realizada por el reconocido fotógrafo Gabriel Machado, quien también es el ph de cabecera de la estrella internacional Cher.

En la espera de su tercer varón y con toda la energía que le da su embarazo, muy pronto se conocerá la campaña verano 2015 de Ailyke donde se la verá con trajes de baño cancheros, finos y más sexy que nunca.

 

La tiroides influye en el correcto funcionamiento de nuestro metabolismo, por lo que es de suma importancia su control durante el embarazo.

La tiroides es una glándula que se encuentra en la parte inferior del cuello, por delante de la tráquea. Su función principal es regular la velocidad de la funciones de todas las células de nuestro cuerpo por medio de la producción de dos hormonas principales: la T4, o tiroxina, y la T3, o triiodotironina.

Las hormonas relacionadas con la tiroides juegan un rol importante en la correcta evolución de la gestación.

El hipotiroidismo ocurre cuando hay poca hormona tiroidea. Se manifiesta clínicamente con cansancio, desconcentración, aumento de peso, piel seca, constipación, entre lo síntomas mas comunes. En la adultez genera alteración de la función ovárica, a partir de un aumento en la prolactina y por la falta de tiroxina . Está asociada a alteraciones del ciclo menstrual.

Una mujer que padece hipotiroidismo puede embarazarse pero si el hipotiroidismo es importante, hay altas posibilidades de que la mujer no ovule todos los meses y le llevará un mayor tiempo para lograr el embarazo. En la paciente abortadora recurrente, aquella que tiene dos o más abortos espontáneos, el hipotiroidismo fue  detectado  en un 20 a 25% de los casos.

El hipertiroidismo sucede cuando existe una alta producción hormonal tiroidea. Se manifiesta con pérdida de peso, insomnio, taquicardia, sudoración profusa, temblores. Suelen presentarse en la mujer hipertiroidea alteraciones del ciclo menstrual.

Durante el embarazo el funcionamiento tiroideo es importante:
Fundamentalmente durante el primer trimestre porque en ese período la madre le traspasa las hormonas tiroideas al bebé para su desarrollo neurológico y crecimiento.

Durante el segundo y tercer trimestre el feto ya comienza a producir sus propias hormonas y el aporte es en conjunto con la madre.

Es indispensable el control de la función tiroidea antes, durante y después del embarazo. Esto es muy importante debido a las complicaciones maternas y fetales que pueden ocurrir de no corregir el hipotiroidismo.

Las complicaciones maternas son aborto del primer trimestre, desprendimiento de placenta, pre eclampsia y hemorragia postparto.

Las complicaciones fetales son disminución de peso, prematurez, retardo del crecimiento intrauterino y distress respiratorio.

¿Qué debo saber si tengo hipotiroidismo?
Para aquellas mujeres que ya presentan hipotiroidismo, es importante continuar con el tratamiento y realizar control de la dosis de la medicación durante los nueve meses de embarazo y en el postparto.

¿Puede ser que tenga hipotiroidismo y que no lo sepa?
Puede producirse una leve alteración de la función tiroidea -el hipotiroidismo subclínico- que es muy importante diagnosticar y tratar en el embarazo dado que es una entidad bastante frecuente que puede ser causa de abortos recurrentes.

¿Qué debo saber si tengo hipertiroidismo?
Se recomienda primero tratar el hipertiroidismo y después buscar el embarazo.

De quedar embarazada, los controles son mensuales y con el endocrinólogo. El tratamiento ideal para el embarazo no se encuentra en el país, pero existe en Argentina una medicación que puede continuar dándose a dosis mínimas. Es fundamental también controlar bien al bebé, porque los anticuerpos que producen el hipertiroidismo en la madre suelen atravesar la placenta y provocar un estado similar en el bebé -con retardo en el crecimiento intrauterino y manifestaciones cardiovasculares.

Puede presentarse con bocio (aumento del tamaño de la tiroides) sin compromiso de la función ni la fertilidad, aunque ésta también debe controlarse. El bocio e incluso el hipotiroidismo pueden producirse si hay déficit de Yodo.

El Yodo también tiene un rol importante en el funcionamiento de la tiroides. Sus necesidades se incrementan en el embarazo para el mantenimiento de la producción de las hormonas tiroideas,  por la  necesidad de transferir Yodo al feto para la producción fetal de hormonas tiroideas. Para evitar el déficit se ha yodado la sal; por otro lado el yodo está presente en varios alimentos (verduras, legumbres, leche, huevo, frutos,  pescados, etc.) y con su ingesta puede lograrse el equilibrio de esta sustancia en el cuerpo.

Cáncer de tiroides y embarazo
Es importante mencionar el cáncer de tiroides, ya que las pacientes que tienen diagnóstico previo y han realizado tratamiento con Yodo radioactivo no deben embarazarse por 6 a 12 meses. Por su parte las pacientes diagnosticadas durante el embarazo se les realiza el tratamiento quirúrgico durante el segundo trimestre o se aguarda hasta el post parto, evaluando siempre riesgo y beneficios.

Por lo tanto, se debe consultar con el especialista al conocer la noticia del embarazo. Son sumamente importantes los controles durante el embarazo  y se deben realizar cada dos meses y durante el postparto.

Las alteraciones de la tiroides se pueden detectar y tratar, afortunadamente existe hoy en día diversas alternativas médicas para que la mujer que presenta hipertiroidismo o  hipotiroidismo  pueda quedar embarazada y llevar adelante sin complicaciones su embarazo.

Acerca del Instituto de Diagnóstico e Investigaciones Metabólicas
Con más de 30 años de experiencia, el Instituto de Diagnóstico e Investigaciones Metabólicas (IDIM) es una institución  especializada en endocrinología, comprometida con la salud de sus pacientes.

Bajo el lema “Somos Nuestros Pacientes”, brinda servicios de salud de excelencia, enfocados en el área general de la endocrinología y las patologías que la especialidad abarca como ser los trastornos tiroides, la osteoporosis, la diabetes, entre otros.

Desde sus inicios (en 1980, bajo la dirección del Profesor Dr. José Rubén Zanchetta), confía en que la excelencia solo se garantiza por la capacitación constante, la docencia y la investigación científica; que todos los aspectos del servicio de salud deben orientarse a la situación de cada paciente.

A la vanguardia de la especialidad, incorporó el primer densitómetro al país y cuenta con el único tomógrafo computado periférico de alta resolución (X-treme CT) en Argentina, siendo además una de las instituciones con más profesionales osteólogos certificados. Su laboratorio, pionero en la utilización de marcadores bioquímicos, ha realizado más de 25.000 estudios metabólicos.

En un constante interés por brindar mejor servicio y calidad médica para el tratamiento integral del paciente, el IDIM cuenta con áreas diagnosticas de apoyo, como laboratorio, ecografía, radiología, mamografía, tomografía computada y resonancia magnética.

Por otro lado, IDIM lleva adelante la Cátedra de Osteología y Metabolismo Mineral, conjuntamente con la Universidad Del Salvador, siendo así la primera y única maestría de la especialidad en el país.

www.idim.com.ar

 

5 consejos para cuidar tus dientes durante el embarazo por el Dr Gastón Horacio Miñones, Director de COOL DENT – Clínica Odontológica (http://www.cooldent.com.ar)

Si estás embarazada o conoces a alguien que lo esté, debes saber que los problemas dentales durante el embarazo no solo inciden en la salud bucal de la mujer, también pueden perjudicar el desarrollo de la gestación.

5 consejos para prevenir los problemas dentales mientras esperas a tu bebé.

Durante el embarazo crecen los problemas en los dientes.  Los cambios hormonales afectan a los vasos sanguíneos de las encías, atentan con el funcionamiento de las células gingivales, a las características de las bacterias de la placa bacteriana y al sistema inmune de la boca.

El principal problema bucal que padece la mujer durante el embarazo se conoce como gingivitis gravídica (inflamación de las encías), un problema que "puede afectar a más de 36% de las gestantes si ya lo han padecido antes de la gestación".

La gingivitis y las caries crecen durante el embarazo
Si notas que durante el embarazo tus encías se inflaman y sangran con frecuencia, es posible que padezcas una gingivitis del embarazo o gravídica. Lo que ocurre es que, en general, se produce un engrosamiento del margen de la encía y se incrementa el volumen de las zonas interdentales.

Algunos estudios revelan también la prevalencia de otras lesiones comunes en las embarazadas, como las caries y las erosiones dentales.

La forma más idónea de prevenir la gingivitis gravídica y otros problemas bucales durante este tiempo es, acudir al dentista antes de quedarse embarazada. Cuando se inicia una gestación sin inflamación gingival y se sigue una higiene correcta, los casos de gingivitis se reducen al 1%.

Lo ideal es realizar los tratamientos bucales necesarios antes del embarazo. No obstante, si la mujer queda en estado y no ha realizado los controles dentales precisos, también puede acudir al dentista o periodoncista durante la gestación.

La futura mamá debe cuidar su higiene bucal de un modo muy especial. Estos son algunos de los consejos de los especialistas:

Realizar un correcto cepillado y cuidar la higiene interdental (con seda o cepillos interdentales) de manera regular.
Acudir al odontólogo para detectar posibles enfermedades bucales y tratarlas si fuera necesario. Es aconsejable una limpieza dental profesional.
Mantener una dieta equilibrada durante el embarazo. Es recomendable controlar el consumo limitado de azúcares (dulces, galletas, refrescos, etc.).
Consultar con el especialista la conveniencia de realizar enjuagues de flúor durante el embarazo.
Mantener pautas y hábitos que eviten náuseas y vómitos durante el embarazo, ya que dañan los dientes.

Doctor Gastón Horacio Miñones, Director de COOL DENT – Clínica Odontológica http://www.cooldent.com.ar
MN 23756-MP 44273

 

Durante el embarazo, una de las preocupaciones más importantes de las mujeres es lo que deben y lo que no deben comer. La famosa frase que sostiene que “la mujer embarazada tiene que comer por dos”, constituye un mito.

Al final del primer trimestre de gestación se detecta un aumento de las necesidades nutritivas debidas al crecimiento del feto, se estima que a partir del 4to mes, sobre la ingesta realizada habitualmente, se deben aumentar unas 350 calorías.

La mujer embarazada debe lograr que los alimentos que componen la dieta aporten al organismo la cantidad necesaria de nutrientes esenciales, tanto para la buena salud de la madre como para el sano crecimiento y desarrollo del futuro bebé.

El metabolismo del sodio se altera durante la gestación, lo que conduce a la aparición de retención de líquidos, que se acentúa principalmente durante el tercer trimestre de la gestación. La hinchazón en las extremidades inferiores que se manifiesta durante el embarazo es normal, no tiene relación con el sodio, sino que se debe en parte a la presión del útero en crecimiento sobre las venas que retornan el líquido desde las piernas.

La sal es uno de los condimentos más populares y tradicionales de la cocina mundial y se encuentra presente en el 75% de los alimentos que consumimos, es habitual preguntar si se debe comer sin sal durante el embarazo.

Cada gramo de sal contiene entre un 40% y 60% de sodio, nutriente esencial que permite al organismo mantener el equilibrio iónico y retener agua para conseguir un buen nivel de hidratación. La sal da sabor y energía pero, en exceso, trae problemas también a las embarazadas, por lo tanto no es que debemos restringir en forma total el consumo de sal, sino que debemos acatar las indicaciones de la OMS que recomienda que las personas adultas no superen los 6 gramos  al día, lo que equivale a 1.6 gramos de sodio diarios.

Como en el embarazo la retención de líquidos es una consecuencia normal, debemos prestarle más atención a esta indicación. El desafío consiste en no agregarle sal a las comidas y tratar de evitar aquellos alimentos con elevada cantidad de sodio (se considera que estos son los que presentan más de 500mg por cada 100mg de alimentos). Otros hábitos recomendados son  consumir productos frescos, beber agua con bajo contenido de sodio, estar atentos a la cantidad de sodio que indican las etiquetas de los alimentos y usar condimentos alternativos para dar sabor. Por último, recordar siempre consultar con su médico.

Dr Jorge E. Tartaglione
Medico Cardiólogo
MN 67502

 

Página 1 de 2

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria